Colocar piedra natural en la pared exterior de una casa siempre es un punto a favor. Bien es cierto que existen numerosas opciones a escoger para revestir la fachada de tu casa, pero esta es sin lugar a dudas una de nuestras favoritas. ¿Quieres darle un toque rústico a tu hogar y que tu fachada se convierta en el centro de todas las miradas? ¡Sigue leyendo!

Post relacionado: restaurar una fachada de piedra

¿Por qué decorar con piedra natural mi fachada?

El uso de piedra como decoración es cada vez un recurso más usado en términos de decoración en el mundo de la construcción. Y es que solo hace falta ver la alta demanda que ha habido en estos últimos años para saber que es una opción totalmente acertada. Esta es la razón por la que cada vez es más sencillo encontrar este material para decorar tu fachada. Además, existen incontables razones por la que la piedra es uno de los materiales favoritos para paredes exteriores, como podemos ver a continuación:

  • Durabilidad: este material es extremadamente duro y resistente, por lo que su apariencia se mantiene aunque pasen los años.
  • Inercia térmica: la piedra destaca por ser un material aislante térmico ideal tanto para invierno como verano, ya que nos ayuda a ahorrar dinero en calefacción y aire acondicionado.
  • Reutilizar: si alguna vez nos encontramos ante la situación de querer quitar la piedra de la fachada, podremos seguir usándola para otros fines, ya que es perfectamente reutilizable. 
  • Versatilidad: la piedra es un material ideal gracias a su variedad de texturas y colores. Este aspecto permite que se pueda usar en cualquier espacio y ambiente.
  • Aislante acústico: la madera posee una gran masa, por lo que aísla acústicamente la casa.
  • Propiedades ignífugas: aparte de ser una fuente de calor para nuestro hogar, la piedra es de los materiales más seguros contra los incendios.

Pasos para decorar una fachada con piedra natural

patio interior andaluz

Pasos para decorar una fachada con piedra natural

Lo primero que debes tener en cuenta antes de revestir una fachada es tener claro dónde queremos poner el revestimiento, ya que hay que sopesar todos los aspectos técnicos que van a influir en la instalación de la misma, como el estado de la estructura o el tipo de soporte sobre el que se hará la instalación. Una vez hemos hecho dicho estudio, es momento de pasar a hacer los diferentes pasos.

Interiorismo

patio interior andaluz

Interiorismo

Si eres una amante de la decoración y el interiorismo, querrás que la fachada combine y vaya en sintonía con el resto de la construcción. Lo mejor que puedes hacer en estos casos es hablar con un arquitecto o maestro de obra, que te ayudará a decidir el formato que vaya acorde con el diseño del resto de la casa.

 Post relacionado: cómo impermeabilizar una fachada

Eliminar irregularidades de la fachada

Un paso que determinará el resultado final es la eliminación de irregularidades que presente la pared que vamos a revestir. Lo ideal es aplicar una capa de mortero y, posteriormente, una malla antes de que se seque, para evitar fisuras y futuras grietas.

Capa de mortero 

Seguidamente, es momento de cubrir la malla con una llana dentada. La forma de la llana contribuye a hacer que la piedra se agarre mejor a la superficie. Es importante que el mortero se seque por un mínimo de 24 horas antes de proceder al siguiente paso.

Limpiar las piedras

Antes de colocar la piedra, es recomendable limpiarla de forma exhaustiva con agua y un cepillo para eliminar restos de polvo y arena. De esta forma, no solo daremos un aspecto más bonito a la piedra, sino que permitiremos que tenga un agarre mejor a la pared.

Colocar la plomada

Al colocar la plomada, conseguimos que todas las piezas de piedra estén al mismo nivel. 

Aplicación de cemento

El siguiente paso es colocar la piedra en la pared sin aplicar el cemento directamente sobre la misma. Lo ideal es aplicarlo en la piedra y humedecer ligeramente la pared para que tenga una mejor adherencia.

Colocación de la piedra

Muebles patio interior

Colocación de la piedra natural

Es momento de colocar las piezas de piedra en la pared. Lo más aconsejable es usar una maza de goma, que ayudará a obtener el nivel deseado. Es recomendable emplear trozos pequeños que se usarán como cuña entre las diferentes piedras. De este modo, conseguiremos cierta separación entre las piezas antes de que el cemento se seque. 

Rellenar las juntas

Usaremos una esponja cuando el mortero esté totalmente seco. Iremos mojando la esponja con agua y quitando así los restos de mortero. Es importante que la masa no quede muy fluida y que usemos suficiente agua para amasar y conseguir así un acabado totalmente rústico. Posteriormente, deberemos quitar las manchas de mortero que han quedado en las piedras con una esponja y un cubo de agua.

Aplicar hidrofugante sobre las piedras

El último paso consiste en aplicar hidrofugante de fachadas en las piedras, para prevenir la aparición de musgos, manchas y/o hongos. 

Usar piedra natural

Además de poder revestir tu fachada con piedra natural, este elemento se puede usar como elemento decorativo para otras opciones, incluido en la parte interior de los inmuebles. Tanto si lo usas para un fin u otro, la piedra natural es una apuesta totalmente segura y que no te defraudará. Aporta un toque totalmente rústico e innovador a tu hogar siguiendo estos simples pasos. ¿Te animas?

Otros posts sobre restauración de fachadas son: