El cob adobe o barro es uno de los materiales de construcción más antiguos que existen. Se trata de una pasta natural hecha de tierra, agua, material orgánico fibroso (típicamente paja) y a veces cal. El contenido de la tierra varía naturalmente dependiendo de donde se extraiga, así que si el cob a utilizar no contiene la mezcla adecuada la tierra de base y la mezcla pueden ser modificadas añadiendo arena o arcilla.

El cob es ignífugo, resistente a la actividad sísmica y utiliza materias primas de muy bajo coste, aunque es muy exigente en cuanto a mano de obra.

El cob se puede utilizar también para crear formas artísticas y escultóricas, y su uso se ha reavivado en los últimos años a través de los movimientos que apuestan por la construcción natural y sostenible.


Historia y usos del barro como material de construcción

templos barro india

Templos hechos en barro en Kerala, India

Algunas de las estructuras más antiguas hechas por el hombre se encuentran en Afganistán y están compuestas de tierra compactada y cob. El cob (tabya) también se usó en el Magreb y en al-Andalus en los siglos XI y XII, se pueden encontrar muchos edificios antiguos de cob todavía en pie en África, Oriente Medio y muchas partes del sudoeste de los Estados Unidos y el norte de México.

Uso actual del cob

Muchas casas de campo de cob sobreviven desde mediados del siglo XIX en muchos lugares del mundo, y el cob actualmente se sigue usando en varias zonas de Europa:

  • En Inglaterra, especialmente en los condados de Devon y Cornwall (oeste del país)
  • En el Valle de Glamorgan y la Península de Gower (en Gales)
  • En la Bahía de Donegal en Ulster y en Munster (Inglaterra)
  • En Finistère, en la Bretaña francesa, muchas casas de cob han sobrevivido más de 500 años y todavía están habitadas

La problemática de las fachadas de cob

edificios de barro

Ait Ben Hadou, en Marruecos (famoso por ser escenario de Juego de Tronos)

Al quedar expuesto y al estar mal aislado, el cob se descompone rápidamente, dando lugar a la pérdida grave de partes de la fachada o incluso a la destrucción completa de edificios antes bien conservados. En cualquier caso, los trabajos de restauración de edificios y fachadas fabricadas en barro y cob deben ser abordados lo antes posible y con anterioridad a la exposición de las estructuras de la construcción.


Restaurar fachada y edificio de barro

Cuando la reparación de la fachada de cob se hace necesaria es importante trabajar con materiales y técnicas adecuadas para asegurar un buen aspecto y un resultado duradero. La primera prioridad es identificar la causa de cualquier agrietamiento o daño.

Determinar la envergadura de los trabajos

El ingeniero o arquitecto a cargo de la restauración deberá determinar varias cosas:

  1. ¿Qué antigüedad tiene el daño?
  2. ¿La pared ha sido decorada? Si es así, ¿cuando?
  3. ¿Los daños en la fachada están relacionados con cambios en la estructura? Por ejemplo, obras de ampliación, obras en patios, aperturas y ensanche de caminos o calles, trabajos en el tejado, trabajos de drenajes, revestimientos defectuosos, instalación de nuevas puertas o ventanas…
  4. ¿Qué tan grave es el daño en la fachada?

El cob puede mostrar a menudo grietas y defectos por el simple hecho de que los edificios se pueden mover sobre cimientos poco profundos o por micromovimientos del terreno. Un movimiento reciente en general es más preocupante que uno antiguo.

Si la fachada presenta grietas y estas se encuentran alrededor de puertas y ventanas, es probable que el daño haya surgido por cargas de tensión cambiantes o dinteles de madera podrida.

Los daños en un muro de contención de cob se revelan a menudo por los abultamientos a lo largo de su longitud, los huecos internos de los tabiques y las vigas del suelo que se hacen visibles.

Los movimientos del terreno que afecten a un muro de fachada pueden ser un problema si la grieta se ensancha significativamente al subir por la pared.


Fachada seca, fachada sana

muro de cob

Edificio de cob en Santa Fe, California

Los revoques de cemento, los enlucidos, las pinturas, la mampostería y las masillas modernas condensan humedad en la pared, y un cob excesivamente húmedo puede dar lugar a problemas estructurales. Una vez que el nivel de humedad excede el 12% la integridad y resistencia del cob caen dramáticamente. Para determinar el nivel de humedad de un muro o fachada de cob se deben tomar las medidas de la humedad en el centro de la pared tomando una lectura del núcleo para obtener un resultado real.

Ventajas de los ladrillos de cob frente al ladrillo aireado convencional

La construcción y reparación de estructuras mediante ladrillo de cob ofrece algunas ventajas sobre la albañilería clásica y los ladrillos aireados:

  • La estructura será homogénea en cuanto a porosidad y densidad, permitiendo que la humedad sea similar a lo largo del cuerpo del muro
  • No habrá puntos calientes o fríos por usar diferentes materiales, así que no habrá movimientos térmicos diferenciales que puedan causar que los revoques se agrieten
  • Los ladrillos de cob pueden ser fabricados mediante el reciclaje de material extraído de la propia fachada, con el ahorro en el consumo de energía
  • Están pre-secados y no se encogen en las superficies adyacentes

Cómo reparar el cob

Preparación de la fachada y los ladrillos

fabricacion de ladrillos de cob

Fabricación de ladrillos de cob

Cuando se utilizan bloques y ladrillos de cob para la reparación de una fachada o estructura es importante asegurarse de que se asienten en superficies planas. Se deberá eliminar la parte adyacente a la parte de la fachada dañada, y en general es recomendable reforzar los trabajos con barras helicoidales de acero inoxidable, que pueden ser colocadas en las juntas de la reparación.

Nivel de humedad y asentamiento

Es importante humedecer las superficies del cob con un ligero chorro de agua limpia antes de usarlos: el ladrillo absorberá el agua y creará un efecto succión que mantendrá la estructura más estable.

Mortero de base a utilizar

El objetivo del mortero de base es repartir la carga uniformemente sobre el ladrillo, y debe utilizarse el mínimo espesor posible. Las mezclas tradicionales con cal o las mezclas con tierra, arena y cal son las mejores.

Cantidades a utilizar

Para 1 metro cúbico de pared se necesitarán aproximadamente 90 ladrillos de tamaño 17 x 8 x 3, además del correspondiente mortero de cal. Las cantidades pueden variar dependiendo de la envergadura de la reparación y el grosor de los muros.

Trabajos en zonas críticas

El arquitecto deberá prestar especial atención en aquellas zonas en las que haya contrafuertes, vigas y refuerzos.


Entradas relacionadas:

Problemas más comunes en las fachadas
Causas del deterioro de fachadas
Tipos de pinturas para fachadas
Sistemas de rehabilitación de fachadas