No siempre es tarea sencilla elegir un tipo de sistema de fachada ventilada cuando el mercado presenta una gran variedad de materiales. El sistema de fachada perfecto no sólo marcará el tono arquitectónico del conjunto del edificio, sino que también desempeñará un papel importante en lo que es la resistencia a la intemperie y la longevidad del edificio. Por ello, en este artículo te contamos todo lo que debes tener en cuenta.


¿Qué es una fachada ventilada?

Una fachada ventilada es una construcción de fachada con una cámara de aire entre el aislamiento y el revestimiento de la fachada. Este espacio está abierto en la parte superior e inferior. De este modo, se crea una vía de ventilación natural de la fachada.

Si te interesa este post, te interesará nuestra serie sobre rehabilitación de fachadas:

Una fachada ventilada puede considerarse como un impermeable: protege al edificio de las inclemencias del tiempo y, al mismo tiempo, crea un clima interior saludable.

Por ello, la técnica de construcción de fachadas ventiladas suele denominarse revestimiento pluvial. Esto permite un rápido secado de las paredes exteriores, impidiendo el transporte capilar de la humedad al interior de la construcción, reduciendo la condensación y la humedad. Como el aislamiento y el revestimiento están separados constructivamente entre sí, también proporciona protección contra el fuego, el sonido, el calor y la intemperie. Por último, pero no menos importante, como los componentes individuales no están pegados entre sí, pueden reciclarse por separado cuando la fachada se desmonta o se renueva posteriormente.


Ventajas de las fachadas ventiladas

Qué es una fachada ventilada

¿Qué ventajas ofrece una fachada ventilada?

La fachada ventilada fue uno de los sistemas que analizamos en nuestro post sobre sistemas de rehabilitación de fachadas

Una fachada ventilada ofrece múltiples ventajas a un edificio, como las que destacamos a continuación:

  • Eficiencia energética: como ya hemos mencionado, la fachada ventilada es capaz de proporcionar aislamiento térmico tanto en la época de frío como de calor. Por lo tanto, permite ahorrar energía.
  • Ecosostenibilidad: al ser capaz de garantizar el ahorro de energía mediante un mejor aislamiento, esta solución proporciona también un menor impacto ambiental. Este aspecto es importante y debe ser controlado constantemente por los diseñadores y arquitectos, que reconocen su relevancia.
  • Aislamiento acústico: el sistema multicapa es ideal para absorber el ruido del entorno exterior. Esto implica que es posible una reducción de la contaminación acústica, con el consiguiente aumento del confort interior del edificio.
  • Facilidad de mantenimiento: la instalación de los paneles se realiza de forma que su retirada para las inspecciones está siempre garantizada.
  • Mejora de la estética: los diseñadores y constructores pueden elegir entre una amplia gama de materiales y acabados. De este modo, se asegura el mejor resultado estético.
  • Facilidad de deconstrucción y reciclabilidad. Gracias al enfoque fuera de la obra y al método de construcción en seco utilizado para la realización de la fachada, el sistema puede desmontarse fácilmente y reciclarse al final de su vida útil, a diferencia de la solución tradicional que genera residuos de construcción tanto durante el proceso de construcción como al final de su vida útil

Construcción de una fachada ventilada

Fachada ventilada

Una fachada ventilada puede no apreciarse desde el exterior o la calle

Los métodos constructivos de la fachada ventilada requieren un sistema formado por diferentes elementos. Por lo tanto, se puede considerar un enfoque multicapa, en el que las diferentes capas se instalan en seco. El sistema está compuesto por:

  • Núcleo aislante
  • Estructura
  • Cámara de aire
  • Revestimiento exterior

Núcleo aislante:

El núcleo aislante debe instalarse directamente en la pared existente del edificio. Puede estar formado por paneles sándwich aislantes con espuma de poliuretano de pared mineral, que proporcionan un excelente nivel de aislamiento térmico. Además, la seguridad frente al fuego puede garantizarse eligiendo un material aislante adecuado.

Estructura

Relacionado: cómo reparar grietas en fachadas

La estructura permite el montaje de la fachada ventilada y puede instalarse, en voladizo, en el muro exterior del edificio, mediante ménsulas. Puede ser de aluminio o de acero.

Cámara de aire

La cámara de aire representa el elemento central de la fachada ventilada. De hecho, asegura el flujo de aire, fomentando el efecto chimenea que proporciona beneficios en términos de eficiencia energética.

Por lo general, se trata de una separación de 4 a 8 cm de ancho. Es necesario verificar la falta de barrera al flujo de aire en la pared que podría comprometer el beneficio de estos métodos de construcción en seco.

Revestimento exterior

Relacionado: cómo impermeabilizar una fachada?

Para realizar el revestimiento exterior de la fachada ventilada se pueden utilizar diferentes materiales; cada uno de ellos tiene su propio valor estético. En cualquier caso, el material debe ser impermeable e ignífugo. Además, debe garantizar la resistencia a las condiciones climáticas, la facilidad de mantenimiento y la fiabilidad duradera.

¿Por qué escoger una fachada ventilada?

Las investigaciones científicas demuestran que una fachada ventilada tiene múltiples beneficios en comparación con otras técnicas de construcción. Cuando un muro de ladrillo u hormigón está expuesto a la lluvia continua, puede actuar como una esponja, debido a la naturaleza porosa de los materiales.

Las fachadas ventiladas, sin embargo, permiten que el agua se drene en la cavidad y que cualquier humedad se evapore a través de la cámara de aire. La fachada puede mojarse en la cavidad debido a las juntas abiertas, pero esta humedad se evaporará rápidamente gracias al flujo de ventilación dentro de la cavidad de aire.