En uno de nuestros anteriores posts de nuestro blog vimos cuáles eran las mejores maderas para exterior en el caso de querer instalar mobiliario en nuestro jardín o terraza. En la publicación de esta semana repasaremos los tipos de madera más adecuados para el suelo de tu vivienda, así como las ventajas e inconvenientes de instalar un tipo de suelo u otro.

Tipos de maderas para suelos

En una casa, la madera otorga un punto de calidez y belleza orgánica difícilmente igualable a otros materiales mucho más fríos y que aportan una imagen del todo industrial.

Sus capacidades aislantes también son un punto a tener en cuenta, así como su capacidad para ser eliminada o reciclada sin generar prácticamente residuos. Sin embargo, escoger aquella madera que nos ofrezca un óptimo rendimiento a la vez que ofrece un precio competitivo puede ser una ardua tarea.

madera para suelo

Parquet para suelos

Sin lugar a dudas el parquet es la mejor opción para cualquier tipo de suelo de madera. Vamos a repasar los mejores tipos de parquet para que puedas elegir el que mejor convenga para tu casa.

La palabra parquet engloba muchos tipos diferentes de madera que se instala sobre suelo y las formas de instalación más comunes son mediante encolado, flotante o sobre rastreles. La elección final en este caso debe estar basada en el tipo de suelo sobre el que se vaya a instalar.

Maderas más utilizadas

Las maderas más utilizadas para suelos son aquellas que ofrecen alta resistencia al desgaste.

Para parquet se utiliza en el 90% de los casos madera maciza de roble o pino. En el caso de la primera el precio es bastante más elevado, del orden de los 40 € el metro cuadrado. La madera de pino, al ser un tipo de madera mucho más económica y que se produce a gran escala se sitúa en un precio por metro cuadrado que ronda los 15€.

Tipos de parquet

Cuando hablamos de tipos de parquet nos referimos al sistema de encaje que se utilizará. Existen diferentes sistemas de encaje que a la vez se pueden instalar sobre diferentes tipos de bases (qué veremos más adelante).

Parquet machihembrado

Se trata de uno de los tipos de parquet más comunes y fáciles de instalar encajando las piezas de forma horizontal.

machihembrado parquet

Parquet en mosaico

Normalmente viene en losetas (igual que las losetas de cerámica) de forma cuadrada o rectangular estás losetas vienen pegadas de fábrica listas para instalar directamente, no son por tanto tablillas.

parquet loseta

Lamparquet

El lamparquet si son tablillas, aunque cruzadas perpendicularmente entre ellas. La forma de instalación también es mediante encaje como el machihembrado, sin embargo en este caso las tablas se cruzan de forma longitudinal.

lamparquet

Formas de instalarlo

Cualquiera de los tipos de parquet anteriores se puede instalar sobre diferentes bases. Vamos a ver qué tipo de instalaciones son las más comunes.

Parquet encolado

El parquet se instala sobre una base de cemento o mortero mediante una cola especial. Con el tiempo y los cambios de humedad las tablas se pueden abrir o hinchar, así que no se trata de un sistema muy recomendado.

Parquet flotante

Se instalan las tablillas sobre una lámina que actúa como aislante, normalmente se trata de polietileno expandido o espuma de polietileno. El parquet flotante consigue que la madera se pueda expandir libremente con cambios de humedad evitando que se levanten las tablillas. Se trata también de un sistema de instalación bastante simple.

Tarima sobre rastreles

Es sin duda el sistema más complejo de instalación de parquet, ya que previamente se debe instalar una estructura de madera que actuará de soporte al parquet en sí. La tarima sobre rastreles es el típico suelo que cruje al andar sobre el, ya que se encuentra separado de la base y elevado algunos centímetros.