La impermeabilización de fachadas ayuda a proteger los edificios domésticos y edificios comerciales de la amenaza de la entrada de agua, que puede ser uno de los más perjudiciales de la naturaleza naturales más perjudiciales para la propiedad. En este artículo te contamos todo lo que debes tener en cuenta para que tu fachada esté impermeabilizada.


¿Qué es la impermeabilización de las fachadas?

La fachada tiene dos funciones principales: la estética, ya que es lo primero que se ve, y la de proteger tanto las paredes como la estructura del edificio.

Dependiendo del acabado de la fachada, ésta puede verse más o menos afectada por las inclemencias del tiempo. Por ejemplo, con un acabado poroso, es más fácil que el agua de lluvia penetre en el interior y lo deteriore, lo manche o produzca hongos. Todo ello perjudica la estética. También puede acelerar los procesos de deterioro estructural, como la oxidación de las armaduras.

Además de los agentes meteorológicos, los posibles asentamientos diferenciales o las incompatibilidades entre los distintos materiales utilizados en la construcción pueden generar grietas y fisuras en la fachada. Estas grietas no tienen por qué poner en peligro el estado estructural del edificio, pero sí generan discontinuidad en el cerramiento y empeoran el aislamiento creando puentes térmicos. Cuando nuestro edificio tiene grietas de este tipo, la mejor solución es grapar el muro y aplicar un revestimiento impermeable anti fisuras.

Estos sistemas permiten aplicar un revestimiento fino, un revestimiento reforzado. La armadura de este revestimiento absorbe los movimientos a los que puede estar sometido para evitar que se vuelva a fisurar. El mortero que se utiliza tiene un tinte, por lo que no es necesario pintarlo, mejorando así su durabilidad. Es un material transpirable, lo que evita la condensación en el interior de la fachada. También puede ser fotocatalítico, lo que significa que neutralizan la contaminación ambiental evitando su acumulación y contribuyendo a su limpieza.

Este revestimiento también permite añadir entre la fachada y el mortero un aislamiento térmico de varios espesores para mejorar la eficiencia energética del edificio aprovechando la intervención.

Si te interesa este post, te interesará nuestra serie sobre rehabilitación de fachadas:

La importancia de la estanqueidad en las fachadas ventiladas

importancia de la estanqueidad

La importancia de la estanqueidad en las fachadas ventiladas

La espuma de poliuretano pulverizada de célula cerrada es un revestimiento intermedio continuo que garantiza la protección contra el agua.

Se puede aplicar en cualquier fachada, con cualquier grado de estanqueidad, y sin necesidad de un enlucido previo. Cumple con un grado de estanqueidad de 5, el máximo. Además, su continuidad garantiza que no hay juntas ni grietas por las que pueda entrar el agua en el edificio.

En las fachadas ventiladas, en las que el aislamiento térmico está siempre expuesto al agua de lluvia, es fundamental que el aislamiento actúe como barrera impermeable. De este modo, protegerá la hoja principal de la fachada contra el agua y no afectará al rendimiento térmico del sistema de aislamiento.

Tipos de impermeabilizantes para fachadas

Otro aspecto importantísimo que debes tener en cuenta es el tipo de material que usarás para impermeabilizar la fachada:

  • Impermeabilizantes sintéticos
  • Impermeabilizantes naturales
  • Impermeabilizantes inorgánicos de naturaleza pétrea
  • Impermeabilizantes inorgánicos de naturaleza metálica

Aspectos a considerar para la impermeabilización de fachadas

cómo impermeabilizar fachadas

Aspectos a considerar para la impermeabilización de fachadas

Hemos elaborado una lista de datos sobre la impermeabilización de fachadas de la fachada que los propietarios de viviendas y los administradores comerciales deben conocer:

  • Contrata a una empresa
  • Selecciona el material más adecuado
  • Ten en cuenta el consumo de energía
  • Considera el aislamiento térmico
  • Asegúrate de que se reduce la humedad
  • Ten en cuenta la resistencia a los rayos UV y las temperaturas

Relacionado: cómo reparar grietas en fachadas

¿Cómo impermeabilizar tu fachada?

Lo más recomendable para este tipo de trabajos es contratar a una empresa experta en rehabilitación de fachadas como Idealiza. No obstante, hay personas que prefieren apostar por el DIY (do it yourself). Si este es el caso, te recomendamos seguir los siguientes pasos:

  • Llena el pulverizador de baja presión o el cubo . Utiliza un embudo para no derramar nada.
  • Observa tu proyecto y piensa en un sistema para saber qué zona se ha hecho y cuál falta por hacer. Empieza por una esquina y ve avanzando.
  • Pulveriza de arriba a abajo.
  • En caso de que la piedra sea vieja y porosa, puede pulverizar una segunda vez, pero hágalo antes de que la primera aplicación se haya secado.