¿Estáis esperando un bebé en casa? ¡Enhorabuena! Estamos seguros de que estaréis entusiasmados mientras esperáis que llegue a casa el nuevo miembro de la familia. Si todavía es muy prontito puede que aún no hayáis pensado en cómo adaptar el espacio. Sin embargo, si ya os va quedando menos para que llegue el futuro bebé, es probable que estas dudas te hayan surgido. Sea cual sea tu caso, no te preocupes. Desde IDEALIZA vamos a ayudarte. Y para ello hemos creado un artículo especial pensado únicamente para vosotros. Si quieres saber cómo crear una zona pata el bebé dentro del salón o dormitorio no dejes de leer el siguiente post. ¡Vamos a ello!

Ideas imprescindibles con las que crear una zona para el bebé dentro del salón o dormitorio

Separa visualmente el espacio

Hasta que vuestro cachorrito sea un poco mayor, lo normal es que comparta los espacios con vosotros. Piensa que durante los primeros meses de vida (incluso los dos primeros años) no permanecerá solo prácticamente durante ningún momento del día. Sobre todo hasta que la mamá vuelva a incorporarse al trabajo y mantenga el periodo de lactancia activo. En estos casos lo habitual es que se acople al niño en las zonas donde más tiempo pasará la madre. Estas suelen ser el dormitorio, donde descansa la pareja por la noche, y el salón, donde permanecerá el resto del día por ser el lugar más espacioso.

Y aunque se trate de espacios compartidos esto no implica que todo deba parecer que está tirado. Si no adecentáis las zonas y les dais su propio carácter en unos meses acabaréis hartos del desorden. Puede que de buenas a primeras no os deis cuenta, pero afectará en vuestro descanso.

Por ello te aconsejamos que separes visualmente el espacio del bebé del resto de la habitación compartida. Hay algunos trucos que pueden servirte para lograrlo.

Ideas para separar visualmente el espacio

  • Pintar una de las paredes. Si vas a colocar un mueble importante de tu bebé en estos espacios (por ejemplo el cambiador o un cuco), un buen truco puede ser diferenciar esta pared con una mano de pintura.
  • Decorar una de las paredes con motivos infantiles. Si no estás por la labor de pintar una pared, sobre todo porque las futuras mamás no deben de olisquear pintura, puedes decantarte por los motivos infantiles. Una buena manera de lograrlo es colocar un bonito cuadro o incluso una foto que defina la zona. Si tienes paredes lisas en vez de gotelé también puedes encargar un fotomural, más rápido de colocar y sin restos de olores.
  • Utilizar ciertos complementos. Otro modo de diferenciar visualmente el espacio que va a pertenecer al bebé durante los próximos años es a través de los complementos del hogar. Por ejemplo una lámpara con un apantalla infantil y una bonita alfombra que siga los colores de esta zona.

El orden es la clave

Como todo en la decoración el orden es sin duda la clave para triunfar con la zona para el bebé. Si no mantienes el orden pronto os veréis absorbidos por todos los elementos que poco a poco irá utilizando vuestro retoño. Para evitar que los objetos cotidianos se apoderen de vuestras vidas puede usar unas bonitas cestas u otro tipo de pequeños muebles auxiliares donde acomodar estos trastos. Puedes encontrar soluciones de almacenaje ideales en tiendas tipo IKEA a muy buen precio. No lo dudes y echa un vistazo por internet a su catálogo para ver qué encuentras.

La importancia del color

Como siempre el color puede ser la clave para definir los espacios sin necesidad de recurrir a una mano de pintura. Puedes añadirlo a través del mobiliario. Una forma ideal de diferenciar bien la zona del bebé es jugar con los contrastes entre el mobiliario.

Si por ejemplo tu habitación está decorada con muebles de tonos claros, decántate por piezas de tonos más oscuros que contrasten. Te recomendamos unos bonitos muebles en tono meloso o wengé en este caso.

Pero sobre todo no perdáis el norte. Que se trate de una zona infantil no quiere decir que todo deba de estar plagado de colores y de elementos que ensucien visualmente el espacio. Y más si se trata de zonas compartidas. Intentad ser relativamente recatados y no combinar gran cantidad de colores para que el espacio no parezca desordenado.

Otra cosa será su cuarto. Ahí podréis aplicar toda la imaginación del mundo cuando vayáis a montarlo.

Biombos y muebles cruzados

Otro método eficaz para dividir ambos espacios es usar biombos o muebles cruzados que sirvan como elemento de divisor.

  • Si optas por los biombos… puedes decantarte por esos diseños que incluyen una especie de bolsillos en una de sus caras para almacenar los pañales y otros complementos. Siempre que el biombo permanezca abierto el espacio quedará completamente dividido y privatizado.
  • En caso de preferir los muebles cruzados… puedes colocar una estantería baja separando ambas zonas. Decántate por unos preciosos aparadores o consolas para utilizar el espacio extra de almacenaje.

Como ves existen muchas opciones diferentes con las que crear una zona para el bebé dentro del salón o del dormitorio. Todas ellas de sencilla aplicación y que no os supondrán un gasto excesivamente elevado.

No te vayas todavía

En IDEALIZA nos encanta ayudaros a crear espacios infantiles perfectos para la familia. Por eso, antes de marcharte, te animamos a que eches un vistazo a otros artículos de nuestro blog. Te recomendamos los siguientes.

Cómo crear una zona para el bebé dentro del salón o dormitorio
Rate this post