Tanto si cuentas con poco o mucho presupuesto para tu reforma integral, el coste de una reforma del hogar o local comercial puede descontrolarse rápidamente si no realizas una previsión eficaz.

En los últimos cinco años hemos realizado decenas de renovaciones de viviendas y locales con un presupuesto reducido y con poco margen de error, por lo que en este post vamos a compartir algunos consejos que pueden ayudarte a conseguir y gestionar una renovación que se adapte a tu casa/negocio y también a tu presupuesto.

Si quieres, puedes echar un vistazo a nuestro anterior post sobre cómo planificar una reforma integral en el caso de quieras meterte de cabeza en el diseño del plan de reforma integral de tu casa o local. Vamos a ver cómo ahorrar en tu próxima reforma.


Crear un presupuesto y ceñirse a él

Si te estás planteando hacer obras en casa, te recomendamos que empieces con una cantidad de dinero en forma de ahorros que puedas gastar antes de empezar a tomar decisiones de diseño o trabajos necesarios. Así podrás calcular el precio de las instalaciones y los materiales y empezar a tener una idea de lo que puede costar tu reforma.

Para esto, simplemente crea una hoja de cálculo y añade todo lo que sabes que quieres comprar. Puedes ver los precios de casi cualquier cosa por internet, como puede ser la iluminación, los grifos, la pintura, las encimeras, los armarios, los enchufes e interruptores, los azulejos, los electrodomésticos…

También es interesante hacer llamadas para obtener presupuestos de materiales y mano de obra de los distintos profesionales que van a ayudarte, e incluso añadir los impuestos (o el ahorro que tendrás en el caso de que puedas deducir el coste) a tus hojas de Excel.

Después de crear tu hoja de cálculo podrás ver las áreas que se están comiendo gran parte de tu presupuesto y hacer ajustes mediante la elección de materiales menos costosos, o la decisión de recortar artículos por completo.

Como dijimos en nuestro anterior post, cuando hagas un presupuesto para tu proyecto de reforma integral, es una buena idea prever los gastos imprevistos. Nosotros recomendamos reservar entre un 10% y un 20% del presupuesto para los imprevistos, pero la elección depende de ti.


No financies los trabajos (si puedes)

ahorrar en una reforma integral

Si puedes, no pidas un crédito para tu reforma

Puede parecer lógico, pero pagar el proyecto con el dinero que ya tienes te ahorrará una cantidad importante de dinero que acabarías pagando en intereses si pides un préstamo para los trabajos.

Si estás afrontando una renovación para vender tu casa o local, puede tener sentido desde el punto de vista financiero pedir un préstamo cuando sabes que habrá un retorno de la inversión y que el préstamo se pagará rápidamente.

Relacionado: cuanto cuesta un albañil

Pero, en general, lo mejor es pagar al contado. Si no puedes permitirte no pedir financiación piensa en cómo puedes recortar tu presupuesto para ahorrar dinero en el proyecto y compensar el coste de dicha financiación.


No te precipites

El tiempo es tu amigo cuando se trata de planificar una renovación. Si tienes el dinero, puede ser tentador afrontar la reforma de tu casa de una vez y sin pensarlo mucho, pero puede ser abrumador y difícil tomar un montón de decisiones de diseño buenas y coherentes si no planificas bien tiempos y costes.

Si te precipitas, lo más probable es que te arrepientas de algunas de las decisiones que tomes, acabes gastando más dinero del que querías, o ambas cosas a la vez.

En el caso de pequeñas reformas, nosotros te recomendaríamos hacerlo por fases: empezar por una o dos habitaciones y terminarlas por completo antes de pasar a otras zonas. En el caso de hacerlo así, es buena idea dar prioridad a lo que será el proyecto más intenso y complejo, y dejar para una segunda o tercera fase los trabajos más simples y rápidos.

También te recomendamos que en el caso de querer hacer una reforma por fases, y sobre todo en el caso de querer seguir viviendo en la vivienda mientras duren los trabajos, marques bien un calendario: si te obligas a terminar un proyecto antes de empezar otro, no tendrás que vivir en una casa llena de habitaciones sin terminar. Además, desde el punto de vista del presupuesto, empezar sólo con una o dos habitaciones es inteligente porque, si te encuentras con gastos inesperados, puedes hacerles frente sin tener que paralizar las obras, pedir un préstamo o comprometer el presupuesto de reforma de otros espacios.


Reutiliza materiales y electrodomésticos

La mayor forma de ahorrar dinero en las renovaciones de la cocina que planificamos para nuestros clientes es la de reutilizar los armarios y algunos electrodomésticos. Si necesitas algo más que pintura en tu cocina, para estar contento con las puertas de los armarios de tu cocina, ten en cuenta que aún puedes ahorrar mucho dinero si en vez de hacer la cocina nueva, solamente renuevas las puertas para cambiar el estilo (por ejemplo pintando), o incluso sustituyendo las puertas pero dejando el cuerpo del armario en su sitio.

Incluso si no puedes reutilizar nada preexistente en tu espacio, puedes comprar material y accesorios en outlets de construcción y mobiliario. Y por supuesto no te olvides de los sitios web de compra/venta de objetos de segunda mano. A veces la gente se muda y necesita vender rápidamente electrodomésticos en perfecto estado, o puede que acabes encontrando restos de material sobrante del proyecto de otra persona a precio de saldo.

La búsqueda de materiales de ocasión puede ser muy divertida y añadir carácter a tu proyecto. Además, ¡estás ayudando al planeta mientras ahorras dinero!


Equilibra el gasto entre materiales de alta y baja gama

divide los gastos

Divide tu presupuesto de forma inteligente

Saca el máximo provecho de tu dinero gastando más en equipamiento de uso intensivo, como mejor equipamiento para la cocina, calderas y sistemas de calefacción de última generación o ventanas con doble acristalamiento y rotura de puente térmico (que además te permitirá tener un inmueble más eficiente) pero reserva fondos en otras áreas menos importantes.

Este es un equilibrio presupuestario que tendrás que averiguar tú mismo, ya que varía mucho en función de tu proyecto y el uso que le des.

Encuentra tu propio equilibrio, pero no cometas el error de pasarte de listo con una nevera de última generación para luego instalar encimeras de fórmica baratas que se deteriorarán en 5 años.


Decoración y electrodomésticos: espera a las rebajas antes de hacer grandes compras

Hay momentos del año que son mejores para comprar ciertos artículos de gran valor, como las épocas de rebajas, el Black Friday para la electrónica y las herramientas eléctricas, y el final del verano para los muebles de exterior y los artículos de jardín.

Investiga cuál es el mejor momento para hacer tu compra, y no dejes que tu impaciencia te aleje de conseguir un buen descuento.

¡Y no te olvides de las tiendas outlet de electrodomésticos y mobiliario, puedes conseguir equipamiento nuevo o casi nuevo con gran descuento!


Pide más de un presupuesto y contrata de forma inteligente

pedir presupuesto para reforma integral

Busca bastante y compara precios antes de contratar ayuda profesional para tu proyecto.

Y si la reforma es muy grande y significa que vas a necesitar la ayuda de equipos distintos a la vez (paletas, electricistas, fontaneros, carpinteros…) quizás es muy buen acudir a una empresa o profesional que se encargue de organizar todo en vez de tener que buscar a dicha gente tú mismo/a.

Organizar los diferentes profesionales que necesitarás para tu reforma integral implica hacer muchas llamadas de teléfono: si quieres ahorrarte el estrés pide ayuda.

Si incluso así quieres hacerlo tú mismo, a la hora de elegir a un contratista o trabajador cualificado para que te ayuden con la reforma, lee distintas opiniones o tira de las recomendaciones personales de tus amigos para elegir a alguien en quien puedas confiar. No recomendamos que contrates a un amigo de un amigo, a menos que conozcas a alguien que lo haya contratado en el pasado y tenga cosas buenas que decir de él.

Incluso te aconsejamos que tengas cuidado al contratar a amigos y conocidos para que te ayuden: alguien puede ser un gran colega pero un pésimo profesional, y no querrás que tu amistad se resienta si las cosas se tuercen con el proyecto. Pero, por otro lado, si tienes amigos que sabes que son de confianza y muy trabajadores, la reforma de tu casa puede ser una gran oportunidad para darles trabajo.

Un último consejo sobre la contratación de mano de obra especializada es que intentes organizar tu reforma integral durante la temporada baja según la región donde vivas. Por ejemplo en una zona turística los profesionales estarán ocupados haciendo reformas en invierno, y muchos no pueden o no están dispuestos a aceptar trabajos en esta época.


Piensa si necesitas reubicar espacios: puede ser muy caro

reubicar espacios en reforma integral

Derribar y levantar muros encarece mucho tu reforma

Uno de los cambios que más encarecen una reforma integral es mover los espacios y elementos fijos de lugar.

Nos referimos a fregaderos, bañeras, calderas, paredes y ventanas. A veces, quitar una pared significa tener que reinstalar todo el cableado eléctrico y de fontanería, lo que implica tener que contratar a un profesional. A menos que la funcionalidad de tu espacio se vea realmente afectada, no siempre merece la pena el coste que supone realizar estos grandes cambios en la superficie de tu casa.


Para decorar limítate a los clásicos

Optar por opciones de decoración atemporales puede ser que no te ahorre dinero al principio, pero sin duda lo hará a largo plazo. Por ejemplo, con un diseño más atemporal no te cansarás tan rápido del mismo, pero con opciones más atrevidas éstas pueden pasar de moda o tú querer un cambio al cabo de algunos años (lo que significa más dinero).

Por ejemplo, ciertos tipos de alicatado y cerámica nunca o casi nunca pasan de moda, así que pueden ser una opción para baños y cocinas. Lo dejamos a tu elección.


Gasta más en ahorro energético

Si tienes el dinero para comprar un electrodoméstico de bajo consumo, con el tiempo verás cómo se recupera la inversión tras años de reducción de las facturas de la electricidad.

Lo mismo ocurre con las ventanas, las puertas y el aislamiento en general: por los muros y ventanas se pierde el 30% del calor de una casa o vivienda, así que contar con sistemas de aislamiento óptimos te permitirá ahorrar en calefacción durante como mínimo los siguientes 10 años después de la reforma.


Vende todo lo que no uses

¿No te gustan las luces del techo? Cámbialas si tienes espacio en tu presupuesto, pero no te limites a tirar las viejas lámparas.

Para ahorrar algo de dinero extra, intenta vender todos tus viejos accesorios en sitios de compra/venta/intercambio como WallaPop o Facebook Marketplace.

Los viejos armarios de la cocina, los electrodomésticos, las puertas y muchos otros materiales pueden interesar a alguien que esté buscando oportunidades para su propia reforma integral o para amueblar una segunda residencia.


Otros costes que debes tener en cuenta en tus gastos de reforma integral

Mientras planeas tu reforma integral, asegúrate de tener en cuenta otras cosas que pueden aumentar tu presupuesto.

Edad del inmueble

¿Tu casa no fue renovada en mucho tiempo? Si es así, ten en cuenta que hay un mayor riesgo de que haya que actualizar instalaciones, como la fontanería, la electricidad o las ventanas. A veces es difícil saberlo hasta que se empiezan a abrir las paredes, por lo que si es tu caso es posible que quieras tener más porcentaje para imprevistos en tu presupuesto.

Compra de inmuebles para reformar

Si estás buscando un inmueble para arreglar, presta atención a los problemas de humedad, los cimientos, deterioro en el tejado y otros problemas propios de los edificios que se venden para reforma. Estas son las tres principales pesadillas en lo que respecta a las reformas integrales y normalmente son reparaciones de gran coste. Por eso puede ser interesante:

  • Si puedes realiza la inspección del inmueble después de unos días de lluvia y así podrás ver si el tejado tiene goteras.
  • Las grietas en la fachada pueden deberse a asentamiento en los cimientos, pero también pueden indicar problemas en los cimientos que son muy costosos de corregir.
  • Investiga los límites a la reforma: puede ser que la vivienda no acepte ampliaciones pero te lo estén vendiendo como tal. Una nota simple del registro de la propiedad y una visita al ayuntamiento aclararán las dudas en ese aspecto.

Consejos finales

Para terminar, te diríamos que te asegures de tener en cuenta otros gastos mínimos relacionados con la reforma, como los permisos y obtener el visto bueno de la comunidad de propietarios. Es posible que no se te permita hacer los cambios que deseas porque afectan a zonas comunitarias, así que sé consciente de tus limitaciones antes de empezar a diseñar un plan de trabajo.

También es importante tener en cuenta tus limitaciones en cuanto a presupuesto. Ninguna casa por muy bonita que sea merece la pena si por la reforma de la misma vamos a acabar con deudas y estrés durante los siguientes años.