La terraza es uno de esos rinconcitos que más se disfrutan en cuanto comienza el sol. Todo aquel que tiene una (o un precioso balcón), no duda en salir a ver la calle y disfrutar del ajetreo diario con un buen libro o un refresco en la mano.

Sin embargo para que una terraza quede de revista, además de decorarla con gusto también hay que cuidarla. Si quieres conocer 5 trucos para decorar tu terraza o balcón no dejes de leer este post.

En este artículo los expertos de IDEALIZA han querido ofrecernos los pasos a seguir para pintar la terraza y que quede de revista. De esta manera no solo ganaremos en luminosidad y estética, sino que además la mantendremos en perfecto estado. Aunque lo mejor en estos casos es acudir a un profesional que realice el trabajo, no está de más tomar nota de los siguientes trucos. Esperamos que te sirvan de inspiración para convertir tu terraza en un pequeño oasis. ¿Te gustaría saber más? En ese caso, sigue leyendo.

Consejos para pintar la terraza y que quede de revista

Para poder pintar la terraza y que quede de revista lo mejor es seguir estos pasos:

Revisar el estado de las paredes y techos

Si la pared o techo se encuentran en mal estado será necesario repararlas antes de proceder al pintado. Piensa que la superficie debe de estar en las mejores condiciones posibles para que no se trate de un trabajo en balde.

Los principales problemas que pueden tener las paredes y techos de la terraza son:

  • Pintura que se descascarilla. En este caso tendremos que proceder a retirarla y a dejar la superficie lo más lisa posible para que la nueva mano de pintura quede bien. Puedes utilizar una rasqueta y papel de lija.
  • Grietas superficiales. Para evitarlas tendremos que utilizar masilla con la que eliminar el problema.
  • Problemas de humedad. Sin duda este es uno de los problemas más graves que puede afectar a nuestra terraza. Y lo peor es que si la humedad es muy elevada esta terminará por filtrase en el interior de nuestro hogar. En este caso la mejor recomendación que podemos hacerte es que acudas a un experto para que valore cómo actuar. Averiguará cuál es el motivo de la humedad y te ofrecerá la solución más adecuada para tu caso.

No perder de vista las condiciones climáticas

Siempre que se vaya a realizar proyectos de pintura en el exterior es muy importante llevarlas a cabo cuando haga buen tiempo. Lo ideal es pintar:

  • En periodos donde el calor no sea excesivo.
  • Cuando el sol no incida directamente sobre la pintura (para evitar que se seque antes de tiempo).
  • Y por supuesto cuando sepamos que no va a llover. Para ello nada mejor que consultar la previsión meteorológica y buscar el momento más adecuado para comenzar a pintar.

Intenta cuadrar las jornadas de pintura con los fines de semana puesto que el trabajo te llevará varios días. Piensa que por cada mano de pintura hay que esperar 24 horas a que se seque y que además hay que sumar el tiempo del secado de la imprimación. Amén de las posibles reparaciones. Aunque estas se pueden ir haciendo previamente.

Preparar adecuadametne la zona

Está claro que nuestra intención es pintar pero esto no implica que tengamos que manchar las piezas o mobiliario que hay alrededor. Por este motivo, siempre que vayas a realizar trabajos de pintura, es vital que protejas las zonas que no van a pintarse. Desde el suelo, pasando por las paredes que no vas a pintar, el mobiliario o los marcos de ventanas y puertas. Tendrás que hacerte con plásticos para cubrir suelos, muebles y luminarias, y con cinta de pintor para los marcos de las ventanas y puertas. Si puedes retirar los muebles de la terraza y guardarlos en otro lado te resultará más fácil pintar. Lo mismo con las macetas y demás plantas. Por supuesto la pared que vayas a pintar debe de quedar completamente despejada de objetos y elementos.

Comprar la imprimación y la pintura

En ambos casos tendrás que apostar por materiales especiales para el exterior. Es frecuente que estas pinturas sean más caras que las de interior, pero es normal. Piensa que están especialmente preparadas para aguantar las inclemencias del tiempo. Normalmente suelen tener una base o bien de poliuretano o bien de resina epoxi. Lo que las hace todavía más resistentes. Los modelos más económicos suelen tener una base de aceite. Te aconsejamos que apuestes por las de mejor calidad y mayor resistencia.

Para asegurarte de no fallar lo mejor es que acudas a un atienda de pinturas especializadas para que los dependientes puedan aconsejarte. En muchos casos estas pinturas o las imprimaciones, suelen tener un tratamiento especial para evitar la humedad.

Comenzar a pintar

Para que tu labor sea lo más cómoda posible tendrás que contar con

  • Cubetas para la pintura.
  • Rodillos y palos telescópicos.
  • Brochas para los retoques
  • Una escalera por si acaso.

Una vez tengas todos estos materiales no olvides protegerte con mascarilla y guantes. Las imprimaciones y las pinturas especiales para el exterior suelen ser bastante tóxicas. Y la seguridad es lo primero.

El primer paso consistirá en aplicar la imprimación. Esta capa debe de ser uniforme y cubriente. Será la base que permitirá que la pintura se adhiera mejor y dure más tiempo como nueva. Por norma general suele tardar unas seis horas en secarse.

Pasado este tiempo tendremos que comenzar a aplicar la pintura. Para que quede bien lo primero es hacer los bordes de la pared con ayuda de un rodillo. Si no vas a pintar el techo recuerda tapar los bordes con cinta de pintor para evitar mancharlos cuando comiences con la brocha. Una vez tengas hecha la forma exterior es el momento de usar el rodillo para pintar el centro.

Se aconseja dar un par de capas y esperar 24 horas entre cada una para que la pintura seque bien. Revisa bien las indicaciones del fabricante pues puede que el tiempo sea mayor.