El papel pintado es uno de los productos más interesantes para dar vida a las paredes e incluso a los muebles. Se utiliza desde hace años en la decoración de interiores, pero hoy en día ha adquirido una importancia y una presencia especial. Sobre todo porque permite crear increíbles e impactantes diseños de interior con un presupuesto relativamente económico.

Desde IDEALIZA queremos ofrecerte los mejores trucos y consejos para empapelar una pared. De esta manera podrás conseguir un resultado verdaderamente profesional.

trucos y consejos para empapelar una pared

Trucos y consejos para empapelar una pared

Truco 1. Prestar atención al diseño

De nada sirve que vayas a una tienda a buscar un papel de pared si no tienes claro cómo vas a componer el espacio. Es imprescindible que tengas en mente la paleta de colores y las texturas que van a dar vida al cuarto. De esta manera te resultará mucho más sencillo dar con el papel adecuado.

No es lo mismo utilizar papel para toda una habitación que para una pared concreta. Por eso no tendrá la misma presencia ni los mismos estampados según como vayamos a usarlo. Tenlo siempre en cuenta y no abuses de los estampados si deseas empapelar todo un cuarto. Piensa que lo único que conseguirás es que el espacio resulte mucho más reducido y recuerde a una antigua casa de la campiña inglesa.

Truco 2. Elegir el papel de pared adecuado

Si no eres un experto, o no vas a usar la ayuda de un experto para empapelar tu hogar o tu negocio, no te engañes a la hora de seleccionar el papel pintado. En el mercado existe una gran variedad con estampados y colores. Pero dentro de esta gran variedad también existen papeles con diseños más o menos fáciles de colocar.

Si no eres experto te recomendamos que comiences empapelando espacios pequeños y con papeles sencillos. De otro modo no conseguirás un acabado profesional. Si quieres decantarte por un papel llamativo y complicado lo mejor es que acudas a un experto para su instalación.

Truco 3. No olvides la superficie sobre la que vas a trabajar

Ahora que ya tienes claro algún que otro truco de diseño ha llegado el momento de prestar atención a la superficie. Las paredes sobre las que deseas trabajar deberán de ser tratadas de uno u otro modo según el material que posean. En todos los caso será necesario realizar las reparaciones oportunas (agujeros, grietas, moho…) antes de empapelar el espacio, lijar y eliminar las imperfecciones.

  • Si la pared está sin pintar… no olvides aplicar un enlucido para eliminar cualquier tipo de imperfección sobre la superficie.
  • Si la pared está pintada… deberemos retirar la capa de pintura con la ayuda de una espátula.
  • Si la pared ya estaba empapelada… se debe de lijar la superficie. Si el papel es vinílico habrá que retirar esta capa tirando de abajo arriba para que quede soalmente el papel en la superficie.

Truco 4. Si quieres que el papel se fije adecuadamente…

Para que el papel se fije adecuadamente lo primero que haremos hecho es preparar el pegamento siguiendo las instrucciones del fabricante. A continuación deberemos de eliminar la curvatura que trae el papel por guardarse en forma de rollo. Para conseguirlo no hay nada más útil que usar el borde de una mesa.

Se aconseja empezar pegando el papel por la zona que menos se vea. Si marcas con un lápiz la guía de aplicación en la pared te será más fácil colocarlo recto. Será más sencillo si cortas los trozos de papel en tiras para aplicar sobre la superficie. Para ello es necesario que la midas y que dejes un excedente de unos 5 cm por arriba y por abajo.

Si el papel es muy tramado es mejor numerarlo por la parte de atrás e indicar que parte va arriba y cuál abajo. De esta manera nos será más sencillo conseguir que las tramas coincidan.