¿Te has imaginado alguna vez un ascensor en giratorio capaz de transportar en su interior barcos con agua? ¿Un ascensor donde puedan entrar hasta cuatro embarcaciones para pasar de un lado a otro y seguir navegando? Pues esa es precisamente la función de la rueda Falkirk o el ascensor de barcos más raro del mundo.

Esta impresionante construcción de la ingeniería civil es una especie de ascensor para barcos giratorio que conecta varios canales que permiten unir por agua Glasgow y Edimburgo. La rueda Falkirk fue inaugurada el 24 de mayo de 2002 por la reina Isabel II. Esta inauguración formó parte de sus Bodas de Oro con la Corona.

La rueda Falkirk se encuentra muy próxima al pueblo de Falkirk, en Escocia central. De ahí su nombre. Esta rueda y el resto del puente se han creado como parte de un plan de reconstrucción de los canales de Escocia central. La rueda Falkirk se llevó a cabo por British Waterways gracias a la financiación Scottish Enterprise, el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, las autoridades locales y la comisión del milenio.

La rueda Falkirk

Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=397431

Esta estructura no solamente nació con la idea de conectar Glasgow con Edimburgo, sino también de acercar el futuro a las nuevas generaciones. Para llegar hasta este diseño fue necesario presentar la propuesta a concurso. Entre las múltiples propuestas que se presentaron para ganar su ejecución, la rueda de Falkirk fue la que resultó ganadora.

La rueda fue un verdadero milagro de la ingeniería civil pues fue necesario hacer una construcción capaz de unir dos canales que tenían una diferencia de altura de un total de 24 metros. Para solucionar este primer entuerto se tuvieron que colocar filtros en la rueda que permitiesen que las embarcaciones fueran descendiendo paulatinamente.

La rueda Falkirk

Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=308647

¿Cómo funciona la rueda de Falkirk o el ascensor de barcos más raro del mundo?

Para que este singular invento de la ingeniería civil funcione se aplica uno de los principios de la física más antiguos. El principio de Arquímedes. Según este principio todo cuerpo sumergido en un fluido logra un empuje vertical y hacia arriba de igual magnitud que el peso del fluido que se desaloja.

Para que este principio se aplique correctamente sobre la rueda de Falkirk esta rueda ha de girar junto con el eje. Este es detenido por dos ruedas dentadas, o engranes, que se posicionan a 4 metros de diámetro, a los extremos del eje y en la base de la rueda. Dentro del engrane estacionario se sitúa el cuarto de máquinas en el que se encuentra un anillo giratorio. El anillo reposa sobre 10 motores hidráulicos montados sobre un engrane estacionario. La unidad de ejes de los motores cumplen la función de engranes planetarios estacionarios. Permiten cambiar de marcha y que el anillo gire. A su vez hay un motor eléctrico con el que se pone en marcha una bomba que conecta con los motores hidráulicos y que mueven el sistema a 1/8 rpm.

Para que los cajones estén nivelados es necesario que se muevan a la misma velocidad que la rueda pero justo en la dirección opuesta. Además es necesario que el agua que contienen o bien el contenido de los barcos, no se mueva durante el proceso.

Una obra de arquitectura que no hay que perderse si alguna vez te encuentras viajando por Escocia central. Te quedarás pasmado ante su ligero funcionamiento.

La rueda Falkirk

Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=397442