El dormitorio es una de las zonas más importantes de nuestro hogar, un lugar que debe de resultar armonioso y relajante para inspirarnos calma. Aunque la mayor parte del tiempo que pasamos en él lo hacemos dormidos, es muy difícil conciliar el sueño, o lograr descansar, si el espacio no es agradable y adecuado. Pero claro, esto se convierte en un auténtico desafío cuando los metros cuadrados no acompañan y no sabemos cómo distribuir el espacio de manera adecuada. Queremos aprovechar este post para ofrecerte algunos trucos y consejos infalibles para conseguir que tu dormitorio, por muy pequeño que sea, se convierta en un lugar de ensueño. ¿Quieres saber cómo hacerlo? En ese caso, sigue leyendo.

Crea espectaculares cabeceros con espejos

Como comentábamos en artículos anteriores dedicados a la decoración de espacios pequeños, los espejos son un truco espectacular para lograr reflejar la luz y conseguir mayor amplitud en nuestras habitaciones. Pues bien los dormitorios pequeños no son menos. Si quieres ampliar sus metros cuadrados de manera natural, puedes hacerlo utilizando cortinas suaves y usando el truco del espejo. Puedes colocar un espejo cerca de la ventana apara que refleje la luz y amplifique el espacio o atreverte a crear un singular cabecero con espejos vintage. Usa espejos de mimbre, de madera o con forjado divertido alrededor y crea un conjunto diferente y singular.

Aplica tonos suaves en tus dormitorios pequeños

Si quieres que el espacio no se vea mermado, tienes que decantarte por tonos suaves para la decoración, tanto en la ropa de cama, como en las paredes. Un truco muy bueno es usar pequeñas notas de color a través de cojines o cortinas, pero dejando que el protagonismo se lo lleven los tonos suaves. Si quieres mucha luz, decántate por el blanco; si deseas un espacio acogedor, romántico y amplio, usa tonos pasteles, como el rosa o el azul. Los tonos beige también pueden ser un gran aliado.habitaciones más grandes con la pintura

Si no tienes espacio para armarios, usa un burro combinado con baldas

Muchas veces hay que echar imaginación a los dormitorios pequeños para lograr sacar espacio de donde no lo hay. Por ejemplo, si tienes que crear un dormitorio en un espacio tan pequeño que no cabe un armario, puedes decantarte por otras soluciones más creativas. ¿Qué te parece la idea de poner un burro, como los que hay en las tiendas, combinado con baldas y cestos de mimbre? Es una manera ideal de poder colocar tus prendas y usarlas a modo decorativo. Usa el espacio vertical sobre el burro para colocar baldas del mismo color de la pared (preferiblemente blanco) y utiliza cestos de mimbre u otro tipo de cajas para guardar la ropa que no puede ir sobre el burro.

Puedes colocar los zapatos bajo el burro, o bien en cajas, o bien sueltos. Para evitar olores del calzado es recomendable dejarlos guardados en cajas bien apiladas.

Cristales para separar ambientes

Cuando hay pocos metros cuadrados hay que ser creativos a la hora de separar los espacios. Es posible que vivas en un piso tan reducido que encerrar tu dormitorio en una habitación con 4 paredes te resulte prácticamente imposible. En esos casos, además de buscar la mejor distribución de los muebles, puedes decantarte por cristales ahumados pequeñas vidrieras, ahumadas o de colores, con las que lograr cierta intimidad y que no resten luz natural a tu cuarto. En estas fotografías puedes ver un par de ejemplos muy interesantes con cristales de distintos tipos aplicados en dormitorios.cristales para separar ambientes en dormitorios pequeños

sample-room-874387_640