Si no eres el orgulloso propietario de una casa enorme, con infinitos metros cuadrados y habitaciones en las que perderte, probablemente seas el dueño o dueña de una casa de tamaño medio o incluso pequeña. Lo cierto es que este tipo de hogares tienen un encanto increíble y muy particular que las casas grandes no pueden copiar. Pero es necesario poner en marcha todos los trucos de diseño, habidos y por haber, para aprender a aprovechar el espacio al máximo y conseguir una sensación de hogar acogedor y grande aunque los metros cuadrados no nos acompañen. Queremos aprovechar este artículo para darte algunos trucos interesantes con los que podrás ganar la batalla al espacio. Deseamos que te sean muy útiles. ¡Comencemos!

Ahorra el máximo espacio posible en tu cocina

Si tienes una casa pequeña es muy probable que tu cocina no sea precisamente grande. Seguramente no tienes dinero para hacer una gran reforma o, simplemente, no caben más muebles. Pues bien, existen algunos trucos muy sencillos para ganar espacio. Por ejemplo, puedes utilizar espacios normalmente sin ningún uso para almacena productos.

Imagínate colocar especieros en el lateral de un armario, en el frontal de la nevera o colgar tus utensilios de cocina más comunes en la pared, como si se tratase de las herramientas de bricolaje que cuelgan en un panel. Puedes encontrar especieros imantados sin dificultad en grandes superficies tipo IKEA y darle un nuevo uso a los paneles de bricolaje para colgar tus tablas de cortar, tus cuchillos o cazuelas. Puedes situar este panel en la pared donde no tengas ningún mueble y ahorrar dinero y espacio con ello.

Una manera muy sutil de obtener más espacio es colocar barras o rieles con contenedores en el salpicadero de la cocina. De esta manera dejarás libres las encimeras para poder cocinar sobre ellas y podrás colocar diferentes objetos sobre tus contenedores a modo de cesta: saleros, azucareros, aceite y vinagre, tarros para las verduras y la pasta…

ahorra espacio en la cocina

¿Tienes una pared desnuda que no sabes cómo decorar? ¡Pues prepara un jardín vertical lleno de especias!

Muchas veces tenemos pequeños algunos espacios de nuestra vivienda que carecen de utilidad. Por ejemplo, los salones. Aquí es donde más se concentra la vida a diario y la habitación más amplia de los hogares, incluso de los más pequeños. Y, por supuesto, cuenta con por lo menos 4 preciosas paredes con las que no sabes qué hacer. Está bien, poner cuadros es una salida muy airosa que todos podemos utilizar, ¿pero qué te parece aprovechar parte de ese espacio para hacer un jardín vertical? Como lo oyes. Si careces de muebles para colocar macetas, puedes utilizar unos preciosos rieles donde colocar macetas. ¿Y qué te parece si en ellas plantas especias? Así matarás dos  pájaros de un tiro y obtendrás productos naturales para tus recetas. Busca en IKEA y encuentra aquí todo tipo de objetos sorprendentes, como el riel FINTORP y sus diferentes accesorios.

jardines colgantes

Aprovecha los espacios bajo la cama

Si no te has hecho ya con un canapé, algo imprescindible en las casas pequeñas, y no tienes dinero actualmente para hacerte con uno de ellos, no desaproveches el espacio de debajo de tu cama. Piensa que las camas de matrimonio más pequeñas cuneta con un espacio de 150×200 perfecto para poder almacenar bajo ellas. Imagina poder guardar aquí la ropa de cama que no te cabe en los armarios o el cambio de ropa de temporada. Puedes encargar cajones hechos a medida para debajo de la cama, pero si tu presupuesto es ajustado te aconsejo que visites tiendas de todo a 100 para buscar cajas de plástico multiuso y con ruedas donde colocar todo lo que quieras. Decántate por opciones transparentes para poder ver lo que almacenas dentro. Y si no quieres que se vean, hazte con un bonito edredón o colcha que cubra las patas de tu cama.