El recibidor de cualquier hogar es una de las zonas más importantes de cualquier vivienda, ya que se trata del primer espacio que tanto visitas o invitados, así como nosotros mismos, nos encontramos al entrar a la casa, de modo que debe tratarse de un espacio cuidado al detalle en cuanto a decoración se refiere.

Puede decirse que el recibir es considerado para muchos como el preludio a los demás ambientes que vas a encontrar en el resto de la vivienda, la imagen del estilo que se va a poder disfrutar en el resto de espacios del hogar. No cabe duda que el recibidor es un espacio de la vivienda que da la bienvenida a todas aquellas personas que se adentran en un hogar concreto, ya sean personas residentes en la misma o bien personas invitadas/visitantes.

El recibidor es el espacio encargado de ofrecer la primera impresión a quien entra por la puerta, es precisamente por este motivo que resulta esencial crear un espacio sencillo, pero a su vez con clase, con estilo y con elegancia, donde se pueda respirar confort y bienestar, un espacio acogedor y bonito a los ojos de cualquier persona.

Existen algunas claves básicas que pueden ayudarte a conseguir el recibidor ideal para tu vivienda.  En primer lugar merece la pena centrarse en los colores de las paredes, siendo especialmente recomendables los colores claros y neutros, ya que los mismos resultan ser los más favorecedores, debido a que aportan una mayor luminosidad y permiten llenar de vida los espacios.

La clave se encuentra en no crear un espacio que resulte demasiado recargado, por lo que se aconseja apostar por la funcionalidad y la sencillez en la decoración, siendo especialmente importante que el ambiente permita perfectamente el paso y se encuentre totalmente despejado.

En cuanto al mobiliario esencial que no debe faltar en un recibidor destaca el aparejador con cajones, ya que resulta muy útil y práctico, tanto para guardar objetos personales como para colocar objetos decorativos sobre el mismo. En el mercado puedes encontrar alternativas para todos los gustos, desde muebles rústicos hasta muebles con un estilo clásico. Las posibilidades a tu alcance son numerosas.

Los espejos también resultan una pieza verdaderamente interesante para espacios como el recibidor, siendo perfectos para poder decorar espacios de pequeño tamaño, ya que aportan mayor luminosidad a los espacios, multiplicando la luz natural así como la amplitud del espacio. Tampoco hay que olvidarse de los percheros y los paragüeros, muy útiles y prácticos.