Si has estado en la industria de la construcción y el aislamiento probablemente conozcas el término puente térmico, también conocido como puentes fríos o puentes de calor. En una casa supuestamente hermética y aislada, los puentes térmicos pueden representar una pérdida de calor de hasta un 30 por ciento.

Los puentes térmicos deben evitarse siempre que sea posible. La planificación, el diseño y la construcción adecuados son esenciales para ayudar a identificar y solucionar los puentes térmicos. Se debe tener cuidado, durante las fases de diseño y construcción de cualquier obra, para asegurar que no se creen puentes térmicos en ningún lugar de la estructura. Esto significa que cualquier persona en el lugar de trabajo debería estar debidamente capacitada en la construcción sin puentes térmicos y comprender cómo interactúan los diferentes componentes de la construcción entre sí.

En nuestra última ronda de posts en el Blog de Idealiza hemos examinado muy de cerca diferentes tipos de fachadas, sus problemas y sistemas de aislamiento. En este post, y cómo cierre a esta serie, examinaremos más de cerca los puentes térmicos y por qué deben ser evitados por completo.


Primero de todo ¿qué es exactamente un puente térmico?

El calor que escapa de cualquier edificio normalmente sigue el camino que ofrece la menor resistencia. Los puentes térmicos generalmente se producen cuando hay una ruptura o penetración de la envoltura del edificio (por ejemplo, en su aislamiento).

Los puentes térmicos pueden ser causados por:

  • Las uniones entre la pared y el suelo
  • Las uniones entre la pared y el techo
  • Las cavidades del edificio para las tuberías y los cables
  • Los marcos de las ventanas y las puertas
  • Las juntas de pared de acero utilizadas en la construcción con mampostería

Hilando todavía más fino, además hay diferentes clasificaciones de los puentes térmicos.

Puentes térmicos repetidos

Los puentes térmicos repetidos siguen un patrón y se “repiten” en toda una zona de la envoltura térmica del edificio. Entre los ejemplos se incluyen las citadas juntas de pared de acero utilizadas en la construcción de paredes de mampostería, las viguetas de techo que se encuentran en los tejados de pendiente fría cuando se aíslan a nivel del techo o una rotura causada por juntas/vigas de madera cuando existe aislamiento entre los montantes.

Los puentes térmicos repetidos son comunes y predecibles, pero aún así pueden provocar una cantidad significativa de pérdida de calor. Por lo tanto, este tipo de puente térmico debe incluirse en el cálculo del valor de pérdida térmica y tenerse en cuenta durante la planificación, el diseño y la construcción.

Puentes térmicos no repetitivos

Los puentes térmicos no repetitivos son lo opuesto. Estos puentes térmicos se producen puntualmente y se encuentran donde hay una ruptura en la continuidad de la envoltura térmica del edificio. Los puentes térmicos no repetitivos también pueden ocurrir cuando materiales con una conductividad térmica diferente se encuentran para formar una parte específica de la estructura del edificio. Los típicos puentes térmicos no repetitivos incluyen las aberturas alrededor de las ventanas y puertas, las ventanas tipo escotilla de los desvanes y en general alrededor de otras aberturas en la envoltura térmica del edificio.

Puentes térmicos geométricos

Como dice el nombre, los puentes térmicos geométricos son causados por la geometría del edificio. Ejemplos de ello son las esquinas de los muros exteriores, el empalme entre pared y suelo y entre pared y techo y los empalmes entre muros adyacentes. Los puentes térmicos geométricos se producen con mayor frecuencia con formas de construcción complejas, por lo que es mejor mantener el diseño general lo más simple posible para reducir su aparición.

Las casas herméticas y muy bien aisladas son las más susceptibles a los efectos de los puentes térmicos, por lo que deben tenerse en cuenta para evitar pérdidas de calor innecesarias. Puede ser más difícil evitar los puentes térmicos en las casas más antiguas cuando se introducen nuevas medidas de eficiencia energética, como la pared hueca o el aislamiento exterior, que en un edificio diseñado mediante técnicas modernas.

puentes termicos

Las juntas entre materiales diferentes son un puente térmico habitual


Por qué los puentes térmicos deben evitarse

Ahora que sabemos un poco sobre los puentes térmicos, veamos algunas razones por las que deben evitarse.

Reducen la eficacia del aislamiento

Los puentes térmicos pueden tener un efecto más perjudicial en los edificios que son herméticos al aire y tienen altos niveles de aislamiento. De hecho, los puentes térmicos pueden representar una pérdida de calor de hasta el 30 por ciento cuando hay altos niveles de hermeticidad al aire y de aislamiento, lo que anula los efectos positivos que estos productos tienen en un edificio.

El aislamiento está diseñado para funcionar todo el año, así que no es sólo la pérdida de calor durante el invierno lo que tiene que preocuparse. Los puentes térmicos pueden causar un aumento en la ganancia de calor durante los meses más cálidos del año, lo que puede llevar a un sobrecalentamiento del espacio interior.

Aumento del gasto de energía

Aunque los niveles de pérdida de calor pueden variar dependiendo de la severidad y la ocurrencia de los puentes térmicos, es mejor diseñar y construir edificios utilizando un diseño sin puentes térmicos. Si no, gastarás más dinero en mantener la temperatura del aire interior a un nivel consistente y confortable, haciendo que cualquier propósito de instalar medidas de eficiencia energética no tenga sentido. El aislamiento es una inversión, por lo que debe ser diseñado, planificado e instalado correctamente.

Aumento del riesgo de condensación y moho

Los puentes térmicos pueden aumentar el riesgo de condensación en las superficies internas e incluso causar condensación intersticial dentro de las paredes y otros elementos de construcción. La condensación intersticial puede ser excepcionalmente peligrosa ya que no puede ser vista ni desde el interior ni desde el exterior del edificio.

La condensación se forma cuando la temperatura interior desciende por debajo del punto de rocío y la humedad del aire caliente se condensa en gotas de agua en las superficies más frías. Uno de los principales efectos de la condensación es el crecimiento de moho. El moho que no se ve puede crecer sin control, causando problemas en la calidad del aire interior y efectos negativos en la salud de los ocupantes del edificio. La condensación también puede estar relacionada con la putrefacción y los daños estructurales, por lo que es mejor evitarla en todo momento.

Piensa en un diseño sin puentes térmicos

puentes termicos

Los cimientos son un punto térmicos de transmisión de calor hacia el suelo

Como se mencionó anteriormente, la mejor manera de evitar los efectos negativos de los puentes fríos es minimizarlos siempre que sea posible. Aunque siempre habrá pérdida de calor en algún grado, con una planificación, diseño y construcción adecuados, es posible que un edificio se considere virtualmente libre de puentes térmicos (cuando el coeficiente de puente térmico es inferior a 0,01/W(mK)).

Todos los involucrados en el diseño y la construcción deben tener cuidado de evitar los puentes térmicos. Si un edificio ha sido diseñado para minimizar los puentes térmicos, pero la construcción en el lugar de la obra no ha prestado atención a los detalles en relación a ese punto, puede terminar con problemas de puentes térmicos. Es importante que todos los involucrados en el proyecto tengan la formación adecuada y entiendan la importancia de la construcción sin puentes térmicos. Esto incluye saber cómo interactúan entre sí los diferentes elementos y sistemas de construcción, y cómo pueden contribuir a la pérdida de calor y al puente térmico.

Hay productos y sistemas diseñados para ayudar a eliminar los puentes térmicos en los cruces comunes, como un sistema de cimientos aislados. Estos sistemas de cimentación pasivos pueden ayudar a eliminar el puente frío de pared a suelo envolviendo toda la cimentación en una capa de EPS, asegurando que no haya interrupciones en la continuidad del aislamiento. Los sistemas de aislamiento de paredes exteriores también pueden ser extremadamente efectivos para minimizar el puente frío.

Tanto si estás construyendo una nueva casa en base al estándar de casa pasiva o reacondicionando un edificio existente, siempre se debe tener cuidado de minimizar y eliminar los puentes térmicos innecesarios.

Si estás pensando en realizar reformas en fachadas de un edificio o en tu vivienda, cuenta con la experiencia de Idealiza para realizar los trabajos de forma práctica, con un presupuesto ajustado y utilizando las más modernas técnicas de construcción y rehabilitación.