Qué es la cédula de habitabilidad

La cédula de habitabilidad es el documento que certifica que una propiedad inmobiliaria puede ser habitada y usada como vivienda y que, por tanto, cumple con los requisitos mínimos obligatorios que exige la normativa en cuanto a higiene, espacio disponible y salubridad.

Algunas comunidades autónomas han eliminado la figura de la cédula de habitabilidad (Madrid en 2018) y según el territorio deberemos tramitarlo a través o bien del gobierno autonómico o bien a través del ayuntamiento.


Aspectos que tiene en cuenta la cédula de habitabilidad

Para cumplir con la cédula de habitabilidad debemos disponer de cierta superfície útil y equipamiento y servicios propios de cualquier vivienda como es un WC, un espacio de cocina y sistema de ACS (agua caliente sanitaria). Es importante comprobar las cédulas de habitabilidad antes de entrar en operaciones de compraventa de inmuebles para asegurarnos que la propiedad cumple con los requisitos legales.

En Idealiza realizamos reformas completas de viviendas para adaptarlas a la normativa que marca las distintas cédulas de habitabilidad.

¿Pero qué tipos de cédulas de habitabilidad tenemos a nuestra disposición?


Tipos de cédulas de habitabilidad

wc doméstico

Existen varios tipos de cédulas de habitabilidad dependiendo del tipo de vivienda que se trate. Los diferentes cédulas de habitabilidad que existen son los siguientes.

Cédula de habitabilidad de primera ocupación

Es la cédula de habitabilidad que debe expedirse en el caso de viviendas nuevas e inmuebles de primera construcción. Es la cédula de habitabilidad más exigente de todas en cuanto requisitos de espacio mínimo, eficiencia energética y servicios disponibles para los inquilinos.

Cédula de habitabilidad de primera ocupación con reforma

Se trata de la cédula que debe cumplir una vivienda en el caso de ser una vivienda antigua pero a la que se le hayan realizado obras de reforma que hayan implicado cambios estructurales grandes.

Cédula de habitabilidad de segunda ocupación

Es la cédula que debe cumplirse en el caso de propiedades inmobiliarias que no sean vivienda nueva (inmuebles ya usados anteriormente).


Cómo tramitar una cédula de habitabilidad

grifo con agua

En Idealiza tenemos experiencia en la tramitación de cédulas de habitabilidad posteriormente a la finalización de cualquier trabajo de reforma. Además contamos con un equipo propio de arquitectos que pueden tramitar todos los certificados necesarios para tramitar las cédulas de habitabilidad de forma rápida y ágil.

Para tramitar una cédula de habitabilidad se necesita la siguiente documentación.

Documentación necesaria para tramitar tu cédula de habitabilidad

La siguiente documentación es imprescindible para tramitar tu cédula de habitabilidad en territorio catalán. En otros territorios la documentación puede varias, puede ser no necesaria su tramitación o deberás acudir al ayuntamiento de tu ciudad para hacerlo.

Certificado de habitabilidad

Debe emitirlo un arquitecto o arquitecto técnico después de realizar una inspección técnica de la vivienda o propiedad. Este documento es imprescindible para la tramitación

Certificado de antigüedad

En el caso de viviendas antiguas o de segunda ocupación (para tramitar por tanto una cédula de habitabilidad de segunda ocupación) se deberá entregar la declaración de antigüedad de la vivienda (que en el caso de Cataluña por ejemplo se puede encontrar en la página de la Agencia Catalana de la Vivienda).

Este certificado es obligatorio para todas la viviendas construidas antes de 2012 y para aquellas construidas antes de 1984 deberá presentarse también un informe de antigüedad de uso.