La fabricación de velas es un oficio que se remonta a miles de años atrás. Especialmente en la época medieval, el comercio de velas era de vital importancia para muchos pueblos y ciudades: la luz era obviamente una necesidad, y esa luz provenía de velas de cera o sebo (grasa animal).


Mientras que hay muchos tipos diferentes de velas que se pueden hacer, nosotros nos vamos a enfocar en las velas en recipientes. Se trata del tipo de vela más sencillo de “fabricar”, debiendo solamente derretir la cera y verterla en el recipiente correspondiente sujetando la mecha para que quede recta hasta que la cera se enfríe. Este tipo de velas son las más sencillas de hacer, ya que no requieren moldes ni ningún tipo de herramienta especializada para su fabricación.

Necesitas solamente recipientes viejos reciclados (botes de conservas, latas…) y algunas herramientas que puedes conseguir en cualquier ferretería o bazar y nada más.


Materiales para fabricar velas

Los materiales que necesitas para fabricar velas son los siguientes.

Cera

Este es obviamente el corazón de la vela. Hay tres tipos principales para elegir en el mundo de la fabricación de velas. Echemos un vistazo a cada uno.

Parafina

Se trata de la cera utilizada de forma tradicional para la fabricación de velas durante cientos de años. Actualmente sigue siendo el tipo de cera más popular para fabricar casi todas las velas que vemos en las tiendas. A la parafina se le puede añadir fácilmente colorantes y aromas, aunque la principal baza es su naturaleza potencialmente algo tóxica: la parafina es un subproducto del petróleo, lo que automáticamente le otorga mala fama. Sin embargo la parafina es la mejor opción dada su facilidad de manipulación y su bajo precio.

Cera de soja

La cera de soja apareció en los años 90 a la vez que aparecían los primeros movimientos pro medio ambiente. Se prepara con aceite de soja, aunque a veces la encontramos mezclada también con parafina y con otras telas, cómo cera de palma o cera de abeja.

Cera de abejas

Se trata del ingredientes más antiguo en la fabricación de velas. De hecho se han encontrado velas de cera de abeja en las grandes pirámides de Egipto. Tiene un color dorado natural y un sutil y dulce aroma. La gran baza de la cera de abejas es que es muy cara y es difícil agregarle fragancias y colores de manera efectiva.

Otros materiales

También necesitaremos:

  • Mechas
  • Aceites esenciales
  • Recipiente para baño maría
  • Termómetro
  • Espátula
  • Lápices viejos

botes cristal

Los botes de cristal de conservas son perfectos para fabricar velas


Cómo fabricarlas

Fundir la cera

La cera normalmente viene en escamas o pellets. Tienes que fundir la cera al baño maría, nunca lo hagas directamente al fuego. Mientras deshaces la cera ve removiendo con una espátula: en aproximadamente 10 minutos la tendrás toda desecha. Introduce el termómetro dentro del recipiente y asegúrate que la cera nunca supere los 150 Cº.

Pegar la mecha al recipiente

Sumerge la base de la mecha en la cera caliente que ya tengas derretida y pégala en el recipiente donde después meterás la cera fundida.

Añadir fragancias a la cera fundida

Cuando tengas toda la cera fundida puedes añadir los aceites esenciales que quieras. Remueve un poco y será suficiente para distribuirlo homogéneamente.

Enfriar la cera e introducirla en los tarros

Puedes aprovechar tarros de conservas o latas de metal. Simplemente asegúrate que la temperatura de la cera ha bajado un poco, hasta aproximadamente los 130 grados. Introduces la cera con cuidado y luego mantén la mecha totalmente vertical atándola a un lápiz hasta que la cera se enfríe y endurezca.

velas caseras