A nadie le gusta tener un dormitorio pequeño. Sin duda todos preferiríamos disponer de un espacio de buen tamaño donde poder relajarnos cuando toca la hora de descansar. No obstante, no hay nada que agudice más el ingenio que tener que sacar el máximo provecho de un espacio que dispone de pocos metros cuadrados. Y nuestros expertos lo saben.

Por este motivo hemos querido redactar este artículo en el que podrás consultar los mejores trucos para decorar dormitorios pequeños. Aunque parezca mentira no solo conseguirás espacios acogedores y funcionales, sino que además parecerá que sus metros se multiplican. ¿Te gustaría saber más sobre este tema? Pues continúa leyendo.

Los mejores trucos para decorar dormitorios pequeños

A partir de hoy decorar dormitorios pequeños va a convertirse en tu especialidad de diseño de interiores. Pronto podrás comprobar que con estos sencillos consejos vas a lograr resultados espectaculares.

Apuesta por el color más puro: el blanco

No nos cansaremos de alabar el color blanco para conseguir aumentar los espacios. Como sabes el blanco es la unión de todos los colores de la luz, por lo que es el más puro. Y una de sus principales características es que es capaz de reflejar la luz y hacer que los espacios parezcan más frescos, brillantes y grandes. De ahí que su uso sea tan recomendable para decorar dormitorios pequeños. No te cortes y aplícalo tanto en las paredes como en la ropa de cama e incluso en el mobiliario. Recuerda añadir notas de color con alguna planta, en una mantita o con cuadros divertidos que hagan las funciones de cabecero. Pronto tu dormitorio parecerá el doble de grande.

No subestimes el poder de la luz

Igual que el blanco ayuda a dar amplitud a los espacios, lo mismo sucede con la luz natural. Si dispones de poca iluminación natural intenta aprovecharla al máximo y evita por todos los medios cubrirla. La luz natural también ayuda a reforzar esa sensación de amplitud que se consigue con los colores blancos. Si combinas este color con el máximo aprovechamiento de este tipo de luz, el dormitorio parecerá aún más grande. Recuerda que has de lograr el equilibrio con la luz artificial para que aquellas zonas más oscuras no queden tristes y solitarias.

Dirigir la vista hacia donde nosotros queramos

Un buen truco que te permitirá decorar dormitorios pequeños es aprender a enfocar la atención hacia un punto determinado. Esto evitará que la gente tome en mayor consideración el tamaño pequeño del cuarto. Nada mejor por tanto que un efecto sorpresa que deje con la boca abierta. Puedes acudir al uso de un bonito papel pintado, a un cuadro único o a cualquier otro elemento llamativo. La mejor manera de lograr este efecto es ubicar dicho elemento en la pared principal. Que es aquella en la que se ubica el cabecero de la cama. El resultado será impactante y evitará que la gente note que estamos en un dormitorio pequeño.

Evita recargar el espacio

Uno de los mayores errores que se suele cometer al decorar un dormitorio pequeño es recargarlo con demasiados elementos. Esto solo conseguirá que el espacio se achique todavía más y tengamos sensación de encierro. Sigue la premisa de “menos es más” para lograr el equilibrio en este tipo de cuartos pequeños. Evita el exceso de muebles para poder moverte bien y que el dormitorio no parezca más chiquitito todavía. Usa solo los necesarios y apuesta por la funcionalidad. Busca tamaños que sean adecuados para el espacio. Si es necesario, recurre a los muebles por encargo.

Crea diseños bien equilibrados

A la vista le gusta disfrutar de elementos equilibrados en la decoración de interiores. Nos permite conseguir mayor calma y una sensación de que el diseño funciona. Este equilibrio se puede conseguir de muchas maneras. Por ejemplo creando diseños lineales y bien estructurados. Usa dos mesillas, dos lámparas de noche, una buena iluminación y accesorios decorativos que enganchen. La simetría es un buen método para conseguir el equilibrio que buscamos.

Trucos para decorar dormitorios pequeños
Rate this post