Las estanterías son uno de los muebles de almacenaje más útiles que existen. En ellas no solo colocamos recuerdos, sino también libros, vajilla, botellas y otro tipo de objetos. Ya que se adaptan a la perfección a cualquier tipo de espacio. Podemos añadirlas en el cuarto de baño para los productos de higiene, en la cocina, para la vajilla o en el despacho para los libros. En el salón serán ideales para crear un mini bar o bonitas fotografías.

Sin embargo, cuando vivimos en espacios reducidos, a veces parece que no hay suficiente espacio como para colocar este tipo de muebles. Pero no tiene por qué ser así. Siempre podemos lograr nuestro objetivo sin que la casa parezca que está abarrotada. Por este motivo desde IDEALIZA queremos ofrecerte algunos interesantes consejos con los que podrás colocar estanterías en viviendas pequeñas. ¿Te gustaría saber más al respecto? En ese caso, sigue leyendo.

Trucos para colocar estanterías en viviendas pequeñas

Los mejores consejos para colocar estanterías en viviendas pequeñas

Queremos demostrarte colocar estanterías en viviendas pequeñas es posible. Sí, aunque parezca que no hay espacio. De hecho, si lo piensas, son el complemento perfecto para este tipo de viviendas puesto que nos permiten aprovechar al máximo el espacio vertical. Veamos cómo colocar estanterías en viviendas pequeñas en función de la habitación en la que nos encontremos.

Para la cocina

Un método divertido y eficaz para conseguir que la cocina no tenga un aspecto demasiado pesado es mezclar muebles bajos con baldas o estanterías voladas. Sitúalas ocupando todo el ancho de la pared para que el efecto óptico sea el adecuado.

Estas estanterías voladas dotarán de un aspecto vintage.

en la cocina

Pero has de ser muy cuidadoso en su uso y colocar solo algunas piezas que no resulten demasiado pesadas. Piensa que estas van a estar a la vista. Pueden ser un buen complemento para colocar las especias, los tarros de galletas, cereales y pastas y puede que incluso la vajilla de diario. Cacerolas, ollas y aparatos varios es mejor dejarlos guardados en los armarios bajos.

Encima del radiador

Si tu vivienda no está hecha a medida, lo más probable es que el arquitecto haya colocado algún radiador en un espacio muy poco adecuado. Esto suele ser muy frecuente en los salones y en algunas zonas de paso. Por desgracia en los espacios invadidos por radiadores no podemos colocar tipo de mueble tapándolos. Y por tanto esa pared no puede utilizarse. Si no cumplimos estas normas el calor que generan los radiadores no se repartirá adecuadamente y perderemos eficiencia energética.

Sin embargo nada nos impide poder colocar unas buenas estanterías por encima del radiador. Usa baldas justo en ese espacio para almacenar tus libros u otros objetos. Por ejemplo, si tienes un radiador en el recibidor, puedes colocar un par de baldas bajas cerca de él y utilizarlas a modo de mueble de la entrada. En ellas puedes ubicar cajitas para guardar las llaves, el correo, etcétera.

En las escaleras

Si tienes una escalera muy amplia y ancha probablemente estés perdiendo mucho espacio para subir a la planta alta. Siempre que puedas respetar un ancho mínimo de 80 cm las escaleras son un espacio estupendo para colocar estanterías voladas o librerías no muy anchas. Aquí puedes ubicar tus marcos de fotos o tus libros. Y crear un ascenso mágico hacia la planta alta. ¿Qué más se puede pedir?

En el salón

Sí, todos sabemos que existen muebles del salón estupendos para poder colocar cualquier cosa. Sin embargo si tienes un salón pequeño es probable que uno de estos armarios resulte demasiado grande para tu espacio. En ese caso puedes crear soluciones voladas colocando estantes a medida en alguna de las paredes. De esta manera conseguirás un efecto decorativo que además resulta útil para almacenaje.