Muchas veces las facturas energéticas se disparan en los hogares a causa de un mal aislamiento térmico. En la mayor parte de las ocasiones las ventanas son las culpables. Cuando los modelos son muy antiguos y no permanecen bien aislado el frío y el calor se cuelan por ellas hasta el interior de la vivienda. Por este motivo en invierno notamos más frío y en verano más calor.

Otro de los problemas más frecuentes en cuanto a eficiencia energética lo podemos encontrar con las calderas. Si tenemos una vivienda con caldera individual y esta tiene más de 15 años es probable que haya empezado a generar ciertos fallos. Cambiar la caldera por un modelo nuevo y más eficiente tendrá un impacto asombroso no solamente en la factura, sino también en la sensación térmica de tu hogar.

Por este motivo desde IDEALIZA queremos ayudarte a que mejores la eficiencia energética de tu hogar al menos coste posible. ¿Cómo puedes hacerlo? Muy fácil, a través del Plan Renove 2018. ¿Te gustaría conocer más al respecto? En ese caso, ¡sigue leyendo!

Plan Renove 2018 para cambiar la caldera y las ventanas

Cambia la caldera con el Plan Renove 2018

Detrás de la pérdida de calor y poder térmico de una vivienda suele encontrarse una caldera obsoleta. Las consecuencias de tener una caldera anticuada pueden ser muy amplias. Desde la pérdida de calor, como acabamos de explicar, pasando por el aumento de la factura (ya que para calentar el agua tanto del radiador como de uso sanitario necesitamos más tiempo del habitual) e incluso pueden llegarse a dar problemas de seguridad.

Sin embargo por medio del Plan Renove 2018 podemos hacer frente a todos estos problemas. Estas ayudas pueden ser solicitadas tanto por los propietarios como por los inquilinos para la mejora de su primera vivienda.

El importe de las ayudas variará en función de la Comunidad Autónoma y del tipo de caldera. Por ejemplo, en la Comunidad Valenciana:

  • Cambiar la caldera por un modelo de condensación de calificación energética A (o más) con emisiones inferiores a los 70 mg/kWh recibirán una subvención de 250 €.
  • Se ofrecerán otros 250 € al montante si se añade un sistema de control-regulación del sistema de calefacción con calificación energética de tipo II.

Cómo elegir la caldera

Por norma general las calderas de las viviendas son de tipo mixto. Es decir, que sirven tanto para calentar el agua sanitaria como para calefactar la vivienda. Lo más frecuentes es decantarse por calderas de Gas Natural, pues se trata de una de las energías más limpias y no necesitamos espacio extra para su almacenamiento.

Si nos decidimos por cambiar la caldera hemos de tener en cuenta ciertos aspectos a la hora de elegir la próxima.

  • El tipo de vivienda en el que vamos a ubicarla. No es lo mismo un piso que un chalet. La superficie a calentar varía considerablemente.
  • El tipo de combustible. Aunque lo más frecuente es utilizar el Gas Natural, este no llega a todos los lugares, por lo que podemos decantarnos por otros combustibles. Como por ejemplo el gasoil o el gas propano.
  • El nivel de aislamiento de la vivienda y la zona geográfica. No se necesitará la misma potencia para calentar una vivienda en plena sierra que otra ubicada en la zona costera de Murcia. Lo mismo sucede con el aislamiento térmico. Si este es defectuoso es conveniente mejorarlo antes de sustituir la caldera.
  • El número de cuartos de baño. Como hemos explicado las calderas sirven para ofrecer agua caliente sanitaria y para calentar la vivienda. Si nuestra vivienda dispone de muchos baños habrá que tenerlo en cuenta para calcular la potencia de la caldera.

Sustituye las ventanas con el Plan Renove 2018

Cuando tenemos problemas de aislamiento en el interior de las viviendas la mayoría están provocados por unas ventanas defectuosas o mal instaladas. Además no solo afecta a la sensación térmica sino que puede provocar problemas acústicos. Si el aislamiento no es el adecuado los ruidos del exterior se escucharán con mayor facilidad.

Pero esto se ha acabado. Por medio del Plan Renove 2018 podemos mejorar la eficiencia térmica y acústica de nuestro hogar cambando las ventanas por otro modelo.

Pueden solicitar estas ayudas todas las personas físicas, tanto arrendatarios como arrendadores para la sustituir las ventanas de su vivienda habitual.

Aunque las características de este plan variarán en función de la Comunidad Autónoma en general ofrecen una subvención que puede llegar a cubrir hasta el 30 % del coste subvencionable. El importe máximo es de 3.000 €.

Solo podrás acogerte al Plan Renove 2018 si realizas una renovación completa de las ventanas. Es decir, que has de cambiar tanto los marcos y el contramarco como el vidrio.

Tipos de ventanas

A la hora de elegir el tipo de ventana más adecuado para cada vivienda hay que hacerlo pensando en los siguientes aspectos:

  • La perfilería. Dentro de este apartado podemos decantarnos por ventanas con perfiles de madera, de PVC o de aluminio.
  • El tipo de apertura que queremos. Existen tantos tipos de aperturas de ventana como huecos. Las más comunes son las siguientse:
    • El modelo clásico es de las ventanas abatibles que pueden estar compuestas tanto por una como por dos hojas. Estas ventanas destacan porque su cierre es completamente hermético, lo que las hace todavía más interesantes.
    • Ventanas fijas, que son aquellas que no pueden abrirse. Este tipo de ventanas se encuentran en aquellos edificios que están climatizados.
    • Ventanas correderas. Quizá uno de los modelos con peor aislamiento térmico, ya que no tienen cierre hermético, pero muy utilizadas por falta de espacio. Estas ventanas se desplazan en un marco horizontalmente.
    • Ventanas batientes y oscilobatientes. Las primeras son aquellas que abren de arriba abajo y no se pueden abrir del todo. Las segundas combina la apertura de la ventana batiente con la de las ventanas abatibles de toda la vida.
  • El tipo de vidrio. Un buen vidrio nos ofrecerá el mejor aislamiento térmico posible. A día de hoy el CTE (Código Técnico de Edificación) exige que las ventanas de nueva construcción se instalen con doble acristalamiento para una mayor sensación de confort. El sistema Climalit es sin duda el más conocido y utilizado. Dentro de este tipo de ventanas las más novedosas son las SGG Climalit Plus. Además del doble acristalamiento sus vidrios se fabrican con un tipo de material que ofrece un aislamiento tres veces superior a las de Climalit tradicional. Cuando mejor sea el cristal mayor será el aislamiento térmico, acústico y la seguridad.
  • El diseño que estamos buscando
Mejora la eficiencia energética de tu hogar con el Plan Renove 2018
Rate this post