A veces echamos un vistazo a las revistas de decoración y caemos rendidos ante los diseños que vemos. Son tan elegantes y acogedores que hasta se nos pone la cara verde de envidia. Sobre todo cuando levantamos los ojos de la revista y vemos nuestra propia vivienda. ¿Por qué carece de ese encanto que tienen las casas de las películas o de las revistas?

Si esto te ha sucedido más de una vez y no sabes cómo lograr que tu hogar brille por sí solo, has llegado al lugar adecuado. En este artículo vamos a darte unas ideas estupendas para que lo consigas. Se trata de detalles sencillos para que tu casa enamore. ¿Te gustaría saber cuáles son? En ese caso, ¡sigue leyendo!

Trucos sencillos para que tu casa enamore

Presta atención al recibidor

Si quieres una buena primera impresión de tu vivienda apuesta por un recibidor de infarto. Piensa que este espacio es precisamente el primero que ve la gente. Con ideas muy sencillas puedes conseguir que guste a todos. Por ejemplo con un bonito suelo laminado de madera, un aparador único o un cuadro personal (como una bonita pintura de tus hijos bien enmarcada).

Los pequeños detalles marcarán la diferencia.

Crea una pared de impacto en un lugar especial

Cada vez está más de moda recurrir a los materiales puros. La mezcla de metal con ladrillo o incluso piedra queda genial en todo tipo de espacios. Incluso en las casas con dimensiones más pequeñas.

En cualquiera de estos casos crear una pared de impacto puede ser un gran truco. ¿Te imaginas poner en tu dormitorio tras el cabecero una pared hecha de suelo laminado o linóleo? ¿Y qué te parece apostar por el ladrillo para el salón? Cualquiera de estas opciones puede quedar genial para que tu casa enamore. Eso sí, no abuses de este recurso pues estropearás el encanto de los materiales.

Tejidos y texturas para el salón

El salón es una de las partes de la vivienda en la que más tiempo se pasa en compañía. Aquí disfrutamos de nuestros amigos y familiares. De ahí que sea tan importante que rezume encanto.

Una manera de conseguirlo sin gastar ingentes cantidades de dinero es creando texturas en el salón. Y puedes hacerlo por medio de los tejidos. Una bonita manta, unos cojines cómodos y atractivos… Y por supuesto una pintura de pared en excelente estado.

Si quieres una sensación hogareña apuesta por colores cálidos en estos elementos. Y también por las fibras naturales en los cojines y mantas. Busca el equilibrio entre lo extremadamente caro y lo barato que no tiene suficiente calidad.

Mejorar la distribución

A veces el fallo que no nos permite conseguir una casa que enamore es el modo en el que distribuimos los muebles. Una mala distribución de los mismos provocará una sensación de agobio en cualquier estancia. ¿Sabías que existen programas de uso gratuito para que puedas jugar a mover los muebles de la casa sin tener que cansarte? Un ejemplo es el SketchUp, de sencilla utilización y que te permite incorporar muebles en las plantas que crees. De este modo a lo mejor encuentras una nueva distribución mucho más acertada para tu salón sin tener que cansarte.