Si tienes problemas de humedad probablemente te hayas tenido que enfrentarte al moho en las paredes, techos, en la lechada de los azulejos de la ducha o alrededor del plato. Lograr erradicar para siempre este problema resulta relativamente sencillo si se dispone de los medios adecuados y se cuenta con expertos. Para acabar con el moho en las paredes es necesario atacarlo desde dos ángulos:

  • Acabar con los posibles problemas de humedad
  • Eliminar los restos de moho en las paredes y demás lugares donde se encuentre

Desde IDEALIZA queremos ofrecerte una explicación para que sepas cómo hay que atacar este problema. Pronto la humedad se convertirá en un mal recuerdo para ti. ¿Quieres saber cómo conseguirlo? En ese caso, sigue leyendo.

Acabar con el moho en las paredes de una vez por todas

Como hemos dicho hacer frente al moho puede resultar sencillo si se sabe cómo. Sin embargo en la mayor parte de los casos puede suponernos un elevado desembolso económico si los problemas de humedad son muy graves.

Acabar con los posibles problemas de humedad

El único modo efectivo de acabar con el moho en las paredes es eliminar las filtraciones que provocan la humedad en el interior de nuestras viviendas y negocios. Y hay tres maneras muy efectivas para conseguirlo:

  1. Si tienes una fuga… es importante que la encuentres lo antes posible. Y una vez localizada, que no pierdas tiempo para repararla. De esta manera evitarás sufrir daños estructurales que desgasten tu vivienda y la aparición del temido moho. Para llevar a cabo una buena reparación tanto de goteras como de fugas es necesario que cualquier material que haya entrado en contacto con el agua quede completamente seco. Y no solo eso, también debe de ser limpiado correctamente en un plazo máximo de 48 horas. De esta manera te asegurarás que el moho no aparecerá en esta zona cuando la reparación ya esté finalizada. Ahorrarás mucho tiempo y dinero.
  2. Si se trata de humedad interior… puede deberse a que tu casa esté construida bajo un río subterráneo o a cualquier otro motivo. Sea como sea, si tu casa es húmeda de por sí deberás de contar con una excelente ventilación para evitar que el moho se reproduzca. Esta puede ser sin duda una de las reparaciones más caras pero necesarias.
  3. Mejor prevenir… en cualquier caso, si has tenido problemas con la humedad pero ya están solucionados, es mejor prevenir que volver a curar. Para ello nada mejor que aislar adecuadamente el interior de nuestra vivienda o negocio. De esta manera evitarás la aparición de la condensación y del moho en las paredes.

Eliminar los restos de moho en las paredes y demás lugares donde se encuentre

Ahora que ya sabemos cómo actuar, es el momento de eliminar el moho que ya está presente en el interior de nuestra vivienda o negocio. Para ello debes de seguir los siguientes pasos:

  • Preparar adecuadamente la zona. Es importante que despejes el área afectada para ver hasta dónde llega el problema y si ha afectado a los muebles u otros materiales orgánicos. Como por ejemplo las alfombras.
  • Acaba con el moho. Una vez hecho podrás ver la cantidad de humedad que hay en el espacio afectado. El nivel de moho te lo dirá. Las manchas que puedes encontrar serán negras, relativamente azules o blancas. Hay productos especiales en el mercado para acabar con este problema. Sin embargo lo más efectivo y que en toda casa hay, es la lejía. Deberás de mezclar una parte en tres de agua. El moho suele eliminarse con facilidad frotando esta mezcla con ayuda de un cepillo o esponja. No olvides utilizar guantes de goma para no dañarte las manos y mascarilla para que las esporas de moho no te afecten.
  • Retirar después de un tiempo. Si la afección es profunda lo mejor es mantener la mezcla en la pared durante un tiempo. Aproximadamente unos 15 – 30 minutos. El área afectada debe de quedar bien ventilada y completamente seca.