Sin duda uno de los aspectos que más cambia el estilo de un espacio son los colores de las paredes. Las paredes se convierten en auténticos lienzos donde crear diferentes estilos. Ya sea con papel pintado o con pintura.

Si se alquila una vivienda es imprescindible que las paredes estén impecables cada vez que entra un nuevo inquilino. Si se tiene un local comercial las paredes no deben de resultar descuidadas porque los clientes pueden relacionarlo con una mala calidad.

Y en nuestra propia casa está claro que nos pirramos por las paredes en perfecto estado. Ya lleven gotelé o no. Por lo menos para conservar unos niveles de higiene aceptable es conveniente pintar las paredes cada dos o cuatro años. Dependiendo de si hay fumadores en la vivienda, si se tienen niños o si se comparte el espacio con mascotas.

Esto puede suponer un desembolso de dinero bastante elevado. Por este motivo muchas personas deciden liarse la manta a la cabeza y pintar ellos mismos los espacios. Sin embargo si no se sabe cómo pintar las paredes el resultado puede ser bastante chapucero. Sobre todo si nos encontramos ante paredes lisas.

Por este motivo desde IDEALIZA queremos ofrecerte los mejores trucos y consejos para pintar las paredes como un profesional. A partir de ahora podrás hacerlo tú mismo y conseguir un resultado espectacular. Vamos a explicarte cómo hacerlo. ¡Comnenos!

Trucos y consejos para pintar las paredes como un profesional

Trucos y consejos para pintar las paredes

Limpiar bien las paredes

Puede que no lo sepas pero las paredes pueden limpiarse. De hecho la falta de limpieza es uno de los principales motivos por los que es necesario pintarlas. Si no las limpias antes de pintar la pintura no agarrará del todo bien y durará menos tiempo.

Asegúrate de eliminar el polvo, la grasa y las manchas de suciedad con un poco de agua con jabón. Usa una esponja suave y jabón de lavavajillas para dejar las superficies limpias. Asegúrate de aclararlas con agua limpia para eliminar los restos de jabón. Usa o bien una bayeta o la misma esponja. No es cuestión de empaparlas, solo de limpiarlas.

Realiza las reparaciones oportunas

Independientemente de que se trate de una pared lisa o de una pared con gotelé, es necesario que la repares antes de comenzar a pintar. Es el momento ideal para acabar con las grietas, los agujeros que hayan quedado de colocar cuadros y demás desperfectos.

Si tienes una pared lisa tienes que asegurarte de que se encuentra en perfecto estado y nivelada. Si tu pared no está bien hecha no podrás conseguir un resultado adecuado. En caso de que no esté correctamente nivelada te tocará aplicar de nuevo yeso para un correcto acabado. Este trabajo es minucioso y requiere de las manos de un experto. Por este motivo te aconsejamos que si tu pared no está bien hecha sea un profesional el que la adecue.

Determinar la superficie que vamos a pintar

Aunque parezca una tontería antes de comenzar a pintar es necesario saber qué espacio hemos de cubrir y con qué colores vamos a hacerlo. No es lo mismo pintar un cuarto que toda la casa. Así que nada mejor que una buena planificación antes de comenzar el trabajo. De esta manera no solo podrás calcular la cantidad de pintura que has de comprar sino también organizar las compras de todo el material que vas a necesitar.

Este paso es tan importante como pintar. Para calcular la cantidad de pintura has de medir el alto y el ancho de cada pared y multiplicarlo. Una vez tengas todos los resultados súmalos para saber los metros cuadrados que tendrás que pintar. Si vas a pintar el techo no olvides añadirlo a tus cuentas.

Trucos y consejos para pintar las paredes como un profesional,