Arquitectura en estado puro: el puente Lego