En el artículo anterior aprendimos cuáles eran los pasos iniciales para poder quitar el gotelé de las paredes. Ahora que ya tenemos la estancia preparada es el momento de comprar los materiales y el producto necesario para retirar el gotelé.

Paso a paso para quitar el gotelé de las paredes

Para quitar el gotelé cubriéndolo

  • Este sistema es el que utilizaremos para quitar el gotelé más duro. También es útil para aquellas paredes con un acabado plástico.
  • Solo tendrás que comprar pasta cubregotelé para tus paredes. Para saber qué cantidad has de utilizar deberás de medir el alto por el ancho de las paredes. De esta manera averiguarás los metros cuadrados de cada una de ellas. Si sumas todas las paredes y restas el hueco de ventanas y puertas, habrás hallado la cantidad de pintura en metros cuadrados que necesitas para cubrir esa estancia. Por norma general un kilo de esta pasta sirve para cubrir un metro cuadrado de pared.
  • Esta pasta genera una superficie cubriente de hasta 4 mm. Es suficiente para paredes de gotelé medio o bajo. Sin embargo si el grano de tu gotelé es muy grueso deberás de aplicar dos capas de pasta. Tenlo en cuenta a la hora de calcular los kilos de gotelé que vas a comprar.
  • Seguir las instrucciones del fabricante. Muchos de estos productos han de ser removidos antes de comenzar a utilizarse. Otros, sin embargo, se aplican directamente. Si has comprado uno que necesita ser removido lo mejor es que uses una varilla removedora de las que se adaptan a los taladros. Así podrás mezclar el contenido con rapidez. Si lo haces de manera manual te costará mucho mover esta pasta. Es bastante espesa.
  • Comienza a aplicar la pasta cubregotelé sobre las paredes. Para ello hazte con un buen rodillo y un palo telescópico. Debes de cubrir bien el gotelé con ayuda del rodillo. Aplícalo sobre la pared en todos los sentidos. Tanto en vertical, como en horizontal y en diagonal. Esta pasta, además de espesa es pesada. Así que si no tienes mucha fuerza busca un rodillo de menos de 20 cm para que te cueste menos extenderla.
  • Cubre aproximadamente 2×2 m en cada pasada. De esta manera se irá secando de forma gradual pero no lo suficientemente rápido como para que después no puedas interactuar.
  • Usa la llana y alisa los rebordes. Es normal que entre pasada y pasada se queden unos ligeros rebordes en las paredes. Debes de eliminarlos con ayuda de la llana. Deja la superficie lo más lisa posible.
  • Lija una vez acabe el proceso de secado. Una vez pase le tiempo indicado por el fabricante es el momento de lijar la superficie. Así dejaremos la pared lisa y sin imperfecciones. En caso de que el resultado no sea tan liso como te gustaría, puesdes aplicar otra capa de cubregotelé. Esta vez tendrás que alisar la superficie con la llana en posición vertical. Y de nuevo deberás de lijar la superficie tras acabar el proceso de secado.
  • Limpiar y sellar la superficie. Tu pared ya estará lisa y sin restos de gotelé. Es el momento de limpiar el polvo y sellar la superficie con un buen producto de imprimación. ¡Tu pared ya está lista para pintar!

Para quitar el gotelé al temple

Este sistema resulta mucho más sencillo que el anterior. Solo es necesario humedecer el gotelé para poder retirarlo y pintar de nuevo las paredes. Vas a necesitar una espátula de unos 6 cm y un pulverizador para eliminarlo.

  • Moja la pared con ayuda del pulverizador. No abarques más de 1 x 1 metro de superficie ni empapes la pared en exceso. No debe de quedar una especie de masa pastosa. Solo debes de humedecer el gotelé hasta que se oscurezca.
  • Usa la espátula. A continuación comienza a pasar la espátula para retirar el gotelé. Debes de inclinarla ligeramente y quitar la pintura hacia arriba. No claves los extremos de la espátula pues dejarías marcas.
  • Prepara la pared pintarla. Al igual que en caso anterior solo necesitas una buena imprimación para pintar la pared. Eso sí, si tu pared no está bien tirada necesitarás un profesional que la arregle antes de pintarla.