Paso 3. Preparar el suelo

Tan importante como adquirir un suelo vinílico de calidad es preparar el suelo sobre el que vamos a pegarlo. Asegúrate de que esté limpio y en perfecto estado. Las paredes han de estar a escuadra y el suelo a nivel. En caso de tener grietas es necesario que lo arregles antes de empezar la instalación. Si vas a colocar el suelo vinílico sobre una superficie de baldosa tendrás que echar una capa fina de mortero antes para evitar que se transparenten las juntas entre baldosa y baldosa. De esta manera quedarán perfectamente niveladas. Piensa que con el tiempo los desperfectos o las juntas que hubiera en el suelo de debajo terminarán marcándose. De ahí la importancia de trabajar con una superficie lisa, recta y nivelada.alisar suelo

Paso 4. Comenzar la instalación

Para que quede perfecta lo mejor es que comiences a pegarlo en el lado donde la pared sea más larga. Sin embargo a veces dependiendo del diseño es mejor empezar por otro lado. Te aconsejamos que antes de nada solicites información al vendedor sobre el modelo que has comprado y su proceso de instalación.

  • Buscar la línea maestra. Para ello lo que tenemos que hacer es buscar el centro de la estancia midiendo todo el suelo. Una vez lo hallemos comenzaremos a colocar el suelo vinílico desde ese punto.
  • Colocar la primera tira. En este caso vamos a explicarte cómo colocar tiras en rollo. Piensa que cada una de estas tiras ya viene preparada con su propia sustancia adhesiva. Es decir, que no necesitas comprar cola ni ningún elemento más para que se adhiera al suelo. Desde la marca que hemos realizado en el suelo vamos a colocar la primera línea de rollo.
  • Empezar desde la pared. Para ello, lo que hacemos es retirar parte del papel protector a la altura de la pared y vamos pegándolo suavemente sobre la superficie. Hay que asegurarse de seguir la línea maestra y colocar el suelo recto. Según avancemos iremos retirando poco a poco el papel protector. Tendrás que ir presionando al suelo conforme avances para evitar que salgan burbujas o desperfectos mientras se va pegando.
  • Cuando lleguemos al otro extremo de la habitación tendremos que recortar el rollo sobrante. Para ello puedes ayudarte con la propia guía que suele venir dibujada en la caja del rollo. Lo normal es que te queden unos cm libres que quedarán a la altura de la pared. Asegúrate de presionar bien este remate y cortar el excedente con ayuda de una espátula.
  • Continuamos pegando la siguiente tira. Lo haremos a uno de los lados de la que acabamos de colocar. El proceso es el mismo: ir despegando poco a poco el film protector y presionando el rollo contra el suelo para evitar que salgan burbujitas. Al final, igual que en la ocasión anterior, retiraremos el sobrante con ayuda de una espátula que nos permitirá fijarlo correctamente.Suelo vinílico

Paso 5. Combina el suelo de las diferentes cajas

Lo más probable es que tengas que comprar varios rollos empaquetados en cajas diferentes. Por norma general los colores no son exactos en todas las tiradas. Por este motivo lo mejor para evitar que se noten cambios de tono muy fuertes es combinar cada tira. Pon una tira de una caja y luego una tira de la otra a su lado. De esta manera las diferencias de colores quedarán subsanadas ya que formarás un mosaico con ellas.

Paso 6. Hacer frente a los espacios más irregulares

Al colocar el suelo vinílico tenemos que enfrentarnos a las irregularidades del espacio. Por ejemplo los ángulos, esquinas y recovecos. Las jambas de las puertas, etcétera.

  • Para las jambas de las puertas. Tendremos que hacer un ligero rebaje en la parte inferior para poder introducir el vinilo y que quede perfecto. Sin que se note ningún tipo de corte. Si tienes un cortador eléctrico podrás rebajar la jamba sin dificultad. En caso de no tener uno puedes usar una sierra de calar.
  • Para ángulos, esquinas y recovecos. Lo mejor es dejar marcado en el suelo de rollo vinílico que vamos a instalar las irregularidades. Usamos una regla y con ayuda de un cúter eliminamos el vinilo sobrante.Suelo vinílico