Uno de los principales problemas que afea los hogares son los suelos. Y también es una de las reformas más complicadas y caras. Cambiar los suelos de una vivienda supone meterse en una obra, levantar todo durante cierto tiempo y no poder disponer de esos espacios. Además, económicamente muchas personas no son capaces de afrontar este gasto.

Sin embargo existe una solución sencilla de colocar y mucho más económica. Se trata del suelo vinílico. Este material no es nuevo. Lleva muchos años en el mercado. De hecho se hizo famoso allá por los años 60. Sin embargo hoy en día las variedades y características que ofrece no tienen nada que ver con las de antaño.

Puedes encontrar multitud de diseños y calidades. Además hay modelos preparados para soportar la humedad y los cambios te temperatura. Los que los convierte en candidatos perfectos para hacer una reforma exprés en tu cuarto de baño.

Desde IDEALIZA queremos enseñarte todo lo que tienes que saber para que aprendas a colocar por ti mismo el suelo vinílico. No lo dudes y date un capricho. ¡Reforma el suelo de tu baño! Si tienes una antigua vivienda que usas para alquilar, este truco te servirá para conseguir más inquilinos y un mejor precio por el arrendamiento.

Si ya estás preparado para aprender todos los pormenores sobre su instalación, ¡comencemos!

Paso a paso para instalar suelo vinílico

Paso 1. Comprar el suelo vinílico que se adapte a tus necesidades y gustos

Puedes encontrar todo tipo de diseños y calidades. Desde imitaciones a madera o losetas, a diseños con mosaico o que simulan mármol. Para adquirir este tipo de suelo lo mejor es que acudas a una superficie especializada en material de construcción. Por ejemplo Bricomart o Leroy Merlin. Además necesitarás un cúter para partirlo y un metro. Para saber cómo elegir el modelo más adecuado para ti es importante que tengas en cuenta los siguientes aspectos:

  • Los metros cuadrados que has de cubrir. De este modo sabrás qué cantidad comprar.
  • El uso que vas a darle. Recuerda que el suelo vinílico no deja de ser una imitación. Por tanto es mucho más endeble que una baldosa o la madera. Por este motivo es tan importante elegir el grosor adecuado. Si vas a instalarlo en una zona que casi no se usa, no es necesario gastar mucho. Sin embargo si vas a usarlo en una tienda o en un cuarto de baño, es mejor aumentar el grosor. Estos son los milímetros que te recomendamos según el uso:
    • Uso moderado. En ese caso puedes decantarte por un suelo vinílico con un grosor de unos 0.08 mm. Por ejemplo, para el despacho, para los recibidores o para la habitación.
    • Uso habitual. En ese caso lo mejor es que elijas un modelo de 0.20 mm o más. Por ejemplo para la cocina y el baño este sería perfecto.
    • Uso intensivo. Por ejemplo, el suelo de una tienda o el de tu salón. En estos casos cuanto más grueso sea, mejor. La capa debe de tener 0.30 mm o más.

Suelo vinílico. Perfectos para reformar tu hogarIndependientemente de que compres un suelo vinílico con más o menos grosor todos los modelos comparten ciertas características comunes:

  • Se trata de un material antiestático.
  • Son resistentes al agua y al calor.
  • Son fáciles de limpiar y de instalar.

Paso 2. A la hora de instalarlo ten en cuenta qué tipo de suelo has comprado

La instalación puede variar dependiendo de si has comprado un suelo vinílico en loseta, en lamas o en rollo. Las medidas más comunes en estos tipos de suelos según el modelo son las siguientes:

  • Suelo vinílico en lamas. Puedes encontrarlo de manera habitual en 30.5 x 61 cm o bien lamas un poco más largas de 122 x 61 cm.
  • Losetas de suelo vinílico. La variedad de tamaños estándar en losetas es mayor que en lamas. De más pequeña a más grande las medidas serían las siguientes: 30 x 30 cm; 40.6 x 40.6 cm; 45.7 x 45.7 cm; 45.7 x 30.5 cm y 30.5 x 61 cm.Suelo vinílico. Perfectos para reformar tu hogar