A pesar de que estamos pasando un verano bastante peculiar (con lluvias sin ton ni son y temperaturas que superan los 40 grados), sin duda todos estamos ya entusiasmados pensando en la playa y en las vacaciones de verano.

En pasar largas horas paseando junto a la orilla del mar o disfrutando de la familia en la arena. Sin embargo para aquellos a los que estas vacaciones paradisiacas quedan todavía lejos, para los que ya están en la playa o para los que no pueden viajar, seguro que teñir el hogar con ese aire a verano es una manera espectacular de acercar las vacaciones.

Y nada mejor para conseguirlo que dar un toque playero a tu hogar con el estilo nórdico costero. Te gustaría conocer más cosas sobre este estilo y aprender a aplicarlo en tu propio hogar. En ese caso, no pierdas de vista este artículo. Desde IDEALIZA vamos a enseñarte todo lo que tienes que saber sobre el estilo nórdico costero. ¡Vamos a ello!

El estilo nórdico costero

El estilo nórdico costero está cada vez más de moda para dar esa sensación de vacaciones en los hogares. Muchas casas de veraneo lo aplican, pero también lo hacen aquellos amantes del relax que no pueden acercarse a visitar la costa.

Este estilo de diseño tan particular se caracteriza por fusionar la luminosidad propio del estilo nórdico con la decoración al más puro estilo marinero. La fusión de ambas vertientes crea un nuevo estilo decorativo que apasiona a gran cantidad de diseñadores y arquitectos.

Cómo crear el estilo nórdico costero

Queremos ofrecerte algunas pinceladas sobre este estilo tan particular para que sepas como aplicarlo en tu propio hogar. Veamos los puntos más interesantes que te permitirán que la playa se adentre en tu vivienda.

La importancia de los colores

Sin duda la base del estilo nórdico costero es la mezcla de colores. Todos sabemos que el estilo nórdico busca obtener la máxima luminosidad aplicando el color blanco en las paredes. Esta tonalidad permite que la luz se refleje y los espacios parezcan más luminosos, limpios y grandes. El estilo marinero, por su parte, utiliza los azules cielo y cobalto para crear sensaciones marinas, relajantes y dinámicas. Al combinar ambas paletas de colores se consigue un diseño espectacular y muy llamativo. Puedes aplicar el azul en paredes, complementos, mobiliarios e incluso en el suelo. El resultado es verdaderamente espectacular.

@visto en delikatissen.com

@visto en delikatissen.com

Presencia de elementos marinos

No hay nada mejor para acercar la playa a nuestro hogar que añadir elementos marinos aquí y allá. Unas caracolas, unas estrellas de mar, una red de pescar, un espejo fabricado con conchas… cualquier idea es buena si se sabe aplicarla con estilo.

Maderas pintadas de blanco

La presencia de la madera es muy importante en ambos estilos. Y fusionarlos es muy sencillo si esta pieza se pinta de color blanco. Añade muebles de madera en tu decoración acabados en blanco roto. Una bonita estructura de cama, una mesilla de noche, una mesilla de café… este truco te permitirá sentirte más cerca de la naturaleza y hacer que los espacios pequeños resulten todavía más grandes. Recuerda que el blanco refleja la luz.

estilo nórdico costero

estilo nórdico costero

Decoración para la mesa en tonos azules y blancos

También puedes usar estos espectaculares colores en la decoración de tu mesa. Busca una bonita vajilla que combine estos tonos o un juego de mantelería que los incluya. Si añades toques de amarillo aquí y allá el resultado será verdaderamente espectacular.