Es probable que dispongas de un espacio en tu vivienda o negocio que quieres destinar a zona de trabajo o de juego para los más pequeños. Si, por ejemplo, trabajas desde casa, necesitarás una habitación adecuada para ejercer tu profesión. Igualmente, si tienes hijos, seguro que necesitarás una zona donde los más mayores puedan estudiar tranquilamente y otra donde los más pequeños puedan jugar.

Desde reformasintegrales.com queremos ofrecerte algunos trucos para que sepas cómo planificar las zonas de trabajo y de juego.

¿Sabes cómo planificar las zonas de trabajo y juego?

Planificar las zonas de trabajo y juego

Consejo 1. Valora su importancia

A veces no nos damos cuenta de que estos espacios resultan verdaderamente importantes en los hogares y negocios. Por este motivo, es muy importante valorarlos en su justa medida para poder planificarlos con corrección. No olvides que ambos, es decir, las zonas de trabajo y juego, deben de estar bien planificadas para sacar su máximo potencial.

Consejo 2. Antes de empezar, investiga de dónde sacar el espacio

Cada vez son más las personas que buscan una alternativa para poder llevar sus propios negocios desde casa o para que sus hijos disfruten de su propia área de juego. Esto conduce a muchos particulares a reformar los espacios. Por ejemplo:

  • Convertir un garaje en una oficina (muy al estilo de Silicon Valley).
  • Hacer que el sótano o desván se conviertan en un buen despacho o en una zona de juego. Si te decantas por esta opción no olvides tres aspectos muy importantes: el acceso, la estructura y la altura. Es probable que tengas que ejecutar ciertas reformas que te obliguen a solicitar un permiso de obra. Por ejemplo, si instalar un lavabo o un váter, necesitarás añadir tuberías. Tendrás que asegurarte de evitar problemas de humedad y de tener un buen aprovechamiento tanto de la luz natural como de la artificial.
  • Remodelar la parte exterior y construir una zona independiente. En este caso, igual que sucedía en el anterior, tendrás que solicitar un permiso de obras y asegurarte con el ayuntamiento de cuáles son los usos que puedes darle a tu terreno.
  • Por otro lado, las personas que poseen menos metros cuadrados a veces tienen que compartir espacios y utilizarlos para diferentes usos. Veamos algunos trucos para convertir una habitación en un buen despacho. zonas de trabajo y juego

Consejo 3. Cómo decorar zonas de trabajo

Si se trata de un cuarto pequeño, recuerda que debe de estar bien iluminado, aireado y decorado de manera simple para que no te agobie ni te dé la sensación de perder espacio. Si aplicas estos consejos a espacios más grandes, lograrás una sensación de calma mayor.

Compra piezas adecuadas para este espacio. Es decir, no lo conviertes en un trastero. No sirve de nada que todos los muebles que no utilices los guardes o intentes usar aquí. Este espacio debe resultar calmado y debe permitirte concéntrate. Un buen consejo es dedicar algo de tiempo a mirar y buscar muebles ligeros y útiles. Asegúrate de no comprar piezas excesivamente grandes y pesadas. Además, debes comprobar que caben por el hueco de la escalera y por las puertas de tu hogar.

Si dispones de un espacio muy pequeño, es probable que te salga a la cuenta comprar muebles a medida. Económicamente te resultará más caro, pero conseguirás aprovechar el espacio al máximo. Algo muy importante si no dispones de demasiado.

Consejo 4. Intenta evitar las zonas de uso compartido

Si dispones de suficiente espacio en casa es conveniente que no combines la zona de trabajo y juego con otros usos. Trabajar requiere disciplina y deberás de disponer de un espacio donde no molestes a los demás.

No obstante, si tienes que combinar la zonas de trabajo y juego con otra, es más recomendable hacerlo en el dormitorio. El dormitorio se usa estrictamente para descansar, por lo que puede combinarse con una zona de trabajo o de juego en las horas donde no lo estás utilizando.

En estos casos es conveniente usar muebles convertibles para que el espacio no se quede copado por la cama y no puedas, o bien concentrarte si trabajas, o bien tener suficiente hueco para el juego de tus hijos. A día de hoy existen multitud de soluciones para espacios compartidos donde una cama puede convertirse en un escritorio y donde no hay necesidad de recoger continuamente todos los papeles y elementos que usas para tu trabajo.¿Sabes cómo planificar las zonas de trabajo y juego?