El moho es sin duda uno de los peores enemigos de las viviendas y los locales comerciales de todo el mundo. Además de afear cualquier estancia que se precie, puede ser peligroso y muy dañino para nuestra salud. Ningún hogar con niños puede permitirse tener moho en casa y mucho menos cualquier local comercial.

Las principales causas que provocan el moho dentro de las viviendas son las humedades por condensación, por filtración de agua o aquellas provocadas por fugas en alguna parte del inmueble.

  • Humedades por condensación. Este tipo de humedades aparecen en aquellas viviendas que no son bien ventiladas, lo que provoca un exceso de condensación y la aparición de las humedades. Este tipo de humedades suele concentrarse en las cocinas y los baños, principalmente durante el invierno. Por ejemplo, cuando encendemos la ducha generando vapor por la diferencia de temperaturas. Al expandirse esta masa de calor sobre una superficie fría es normal que aparezcan hongos negros si no se ventila. Son las más fáciles de solucionar.
  • Humedad por filtración. En estos casos la humedad se debe a alguna rotura en el inmueble que permite que el agua de lluvia se cuele en nuestros hogares y negocios. Estas filtraciones del exterior suelen producirse de abajo arriba y aparecen frente a condiciones climáticas adversas y materiales de poca calidad o muy desgastados. Se solucionan tratando las superficies donde se encuentra la humedad y asilándolas.
  • Humedades por fugas. El agua es uno de los peores enemigos de los inmuebles y las fugas en cualquier parte del hogar resultan verdaderamente aparatosas. Este tipo de humedades aparecen cuando hay fugas en alguna tubería o en otro tipo de instalaciones. Son las más complicadas de detectar, pues el agua puede hacerse visible en un punto donde no se encuentra la fuga. Es necesario detectar el origen de la misma para poder repararla. Son las más difíciles de solucionar y necesitan de un experto. Hay que sanear la superficie dañada, limpiarla bien y aplicar un emplastecido adecuado.

Una vez tengas claro el tipo de humedad y cómo resolverla, viene el momento de acabar con el moho. No siempre será necesario recurrir a un profesional para eliminarlo. Desde reformasintegrales.com queremos ofrecerte algunos trucos para que puedas plantarle cara con éxito.

Truco 1. Acabar con el moho en los baños

Sin duda el baño es uno de los lugares preferidos para este tipo de hongos debido a la condensación y a la humedad. Para evitar que aparezca y limpiar el que ya existe, es necesario ventilar adecuadamente este espacio (si dejar la puerta y las ventanas abiertas del inmueble no es suficiente puedes instalar un extractor) y retirarlo de nuestros baños con agua tibia y lejía. Mantén la mezcla unos segundos y después sécala con un paño.

Truco 1. Acabar con el moho en los baños

Truco 2. Acabar con el moho en las paredes

Es uno de los mohos más comunes y puede eliminarse con facilidad siempre y cuando la pared no sea excesivamente porosa. Para acabar con su presencia usa un cepillo con el que frotar las paredes empapado con lejía o vinagre y frota la superficie. Después, aclara con un poco de agua y seca con un trapo para no dejar cercos.

Truco 2. Acabar con el moho en las paredes

Truco 3. Acabar con el moho en el suelo

El polvo y la humedad pueden provocar la aparición de moho en los suelos de los hogares y locales comerciales. Este tipo de problema es muy difícil de resolver de manera personal. Independientemente de que tengamos un suelo de madera o de porcelana, será necesario recurrir a un especialista para acabar con el moho. Esto se debe a que muy probablemente bajo el suelo se haya formado una colonia de estos hongos y sea necesario cambiarlo por completo, limpiar el resto de superficies dañadas que entraron en contacto con este espacio. Es la única manera de erradicar este tipo de colonias. El especialista es el único que puede asesorarnos al respecto para ofrecernos la solución más adecuada.

Truco 3. Acabar con el moho en el suelo