A todos nos encantaría disponer de suficiente espacio en nuestra casa. Tener la posibilidad de disfrutar de unos metros cuadrados generosos que nos permitan descansar holgadamente. Esto nos sucede sobre todo cuando hablamos de uno de los espacios más utilizados en los hogares: los salones. Los salones son el centro de reunión de las familias y de los amigos. Por este motivo, si tu salón no es muy grande es imprescindible que sepas cómo sacarle el máximo partido para que todos estéis cómodos y disfrutéis al máximo de este espacio común. Si quieres conocer algunos turcos y consejos infalibles para sacar el máximo partido a los salones pequeños, no dejes de leer este post. ¡Comencemos!

Estudia el espacio

Uno de los consejos más importantes a la hora de amueblas salones pequeños es estudiar detenidamente el espacio. Sé realista con los metros cuadrados de los que dispones y no intentes integrar piezas muy grandes. En caso contrario acapararás la mayor parte del espacio y perderás comodidad y funcionalidad en el salón.

No compres cualquier sofá

Sin duda una de las piezas más pesadas visualmente y más necesarias en un salón es un cómodo y acogedor sofá donde todos podáis disfrutar del tiempo libre en familia. Está claro que todos deseamos que nuestros familiares y amigos estén cómodos en nuestra casa, pero, seamos realistas una vez más. En un salón pequeño no podemos meter un sofá de 3 piezas, varios pufs y sillas o 2 sofás en L. Decántate por una única pieza bien alargada que aproveche al máximo el largo de tu salón. Si te atreves, prueba con una chaiselounge en la esquina más alejada de la puerta para ganar más espacio de asiento.Trucos y consejos infalibles para sacar el máximo partido a los salones pequeños

No recargues el espacio

Como disponemos de pocos metros cuadrados, es importante contar únicamente con las piezas necesarias e imprescindibles dentro del salón. Olvídate de recargar el espacio con el aparador que te regaló tu abuela con grandes piezas para enseñar la vajilla. Es conveniente que te decantes por muebles multifuncionales o que puedan plegarse con facilidad. Por ejemplo, si no comes todos los días en casa, puedes decantarte pos una solución de mesa plegable que esconda los asientos en su interior. Agradecerás todos esos metros cuadrados para poder jugar con tus hijos o incluso para colgar la ropa si no tienes otro espacio.  

No olvides dar importancia a la iluminación

La iluminación es clave para conseguir que los salones pequeños resulten acogedores. Piensa que cuanto mejor iluminado esté un espacio, más sensación de amplitud tendrás. Si tienes la suerte de disponer de gran cantidad de luz natural, ¡aprovéchala al máximo! No tapes las ventanas con los sofás ni con cortinas pesadas y oscuras. Utiliza soluciones fáciles de retirar, como los paneles japoneses y déjalos abiertos siempre que puedas. No olvides combinar esta iluminación natural con una buena iluminación artificial. Decántate por plafones y evita las lámparas que cuelgan para que tu salón no parezca todavía más pequeño. Si quieres darle un look todavía más divertido a tu salón, busca una de esas mesas que se iluminan para tener una doble funcionalidad: una lámpara y un lugar de apoyo secundario.

Pinta con cabeza los salones pequeños

Uno de los principales errores que comenten las personas a la hora de decorar salones pequeños es utilizar colores oscuros para estos espacios. Si tienes pocos metros cuadrados SIEMPRE deberás de decantarte por tonos claros, pasteles, y neutros. Estos dan mayor sensación de amplitud. Intenta que los suelos y los muebles estén compuestos de maderas claras, incluso de blancos, para que no se coman el espacio. Los muebles más pesados, como el de la televisión o los sofás, han de tener tonos suaves. Deberás de proceder del mismo modo con las alfombras.

Trucos y consejos infalibles para sacar el máximo partido a los salones pequeños