Las cocinas, por mucho que nos pese, son una de las estancias más utilizadas en el día a día de cualquier casa familiar. Ya sea para preparar rápidos desayunos, para hacer la comida de la semana o para atacar cada poco la nevera en busca de algún snack perfecto y bajo en calorías. El problema es que muchas veces nuestras cocinas resultan tan pequeñas que nos quitan las ganas de entrar en ellas. Si este es tu caso, si tu cocina te resulta diminuta visualmente y no te sientes cómodo trabajando en ella, queremos aprovechar este espacio para ofrecerte unos sencillos turcos y consejos con los que ampliar el tamaño de tu cocina sin necesidad de realizar ningún tipo de obra y sin gastar mucho dinero. ¡Veamos cuáles son!

Aprovecha al máximo la luz natural y artificial

Las cocinas con una mala iluminación resultan todavía más lóbregas y pequeñas, por este motivo es indispensable mejorar la iluminación de la cocina si quieres que resulte más acogedora, funcional y, sobre todo, que parezca más grande. Evita las cortinas, o los cristales opacos y permite que la luz natural entre al máximo y fluya por toda la estancia. Si puedes, amplía los focos de luz y obtén una iluminación precisa tanto en las encimeras para hacer más sencillo cualquier trabajo cotidiano sobre ellas.cocina estilo nórdico

Muebles con puertas correderas y acabados en cristal

El espacio es muy importante en las cocinas pequeñas, y perderlo por una apertura tradicional de los muebles es una auténtica pena. Pásate a las puertas correderas para ahorrar espacio en tus muebles y utiliza cristal o vidrio para las alacenas. Piensa que estos materiales dotan de luminosidad y amplitud a los espacios, al igual que sucede con los espejos. ¿Te imaginas lo grande que podría parecer tu cocina si añades vidrio en los muebles? Eso sí, si no eres muy ordenado/a, te aconsejamos que utilices cristales opacos para evitar que se vea el interior de tus muebles. El resultado es espectacular, ¡te lo garantizamos!muebles de cristal

Utiliza como base el blanco, pero no pierdas de vista los colores

El blanco tiene la capacidad de ampliar los espacios sólo con su presencia. Una habitación pequeña con pareces blancas aparenta ser el doble de grande que otra cuyas paredes están pintadas en colores oscuros. Y esta teoría del color funciona para todas las estancias, así que no olvides aplicarla en tu cocina, pero no solamente a las paredes, sino también a los muebles. Decántate por combinar piezas en blanco, para que la luz fluya más fácilmente, con colores agradables y divertidos, pero de tonalidades claras. No es necesario que renuncies a los toques de color, pero sí que los distribuyas de manera coherente y en tonos suaves. Por ejemplo, puedes combinar atractivos colores pasteles, amarillos, azules cielo e incluso pistachos, con la base blanca, para obtener esa sensación de amplitud en toda la estancia. Crea, puntos focales con el color: decídaselo a una pieza (por ejemplo un mueble independiente) o incluso al salpicadero. ¡Las opciones son infinitas!kitchen-1224845_640

Coloca los suelos con una disposición vertical o diagonal

El suelo es una pieza indispensable para que tu cocina parezca más grande. Si estás pensando en darle un nuevo look y tienes algo de presupuesto, puedes decantarte por colocar piezas de suelo laminado dispuestas verticalmente para que el espacio aumente visualmente. Si te decantas por baldosas cuadradas, es más adecuado que las coloques en diagonal para que tu cocina parezca más grande.