Quizá estés pensando en darle un nuevo acabado a la cocina de tu casa pero no sepas muy bien qué hacer. Es posible que te hayas cansado de observar siempre los mismos muebles y que, a día de hoy, se hayan quedado algo anticuados y te apetezca darles un nuevo toque.

Lo más normal es que no poseamos el suficiente dinero como para meternos de lleno en una reforma integral de nuestra cocina, aunque a día de hoy hay muchos especialistas y expertos que pueden hacer un precio de escándalo. Es el caso, por ejemplo, de IDEALIZA.

No obstante, si lo que realmente te apetece es hacerlo por ti mismo y no requieres de una gran obra, quizá te baste con aplicar ciertos toques de color y renovar el aspecto de los armarios. ¿Cómo puedes hacerlo?

Muy fácil, a día de hoy puedes encontrar en el mercado todo tipo de pinturas esmaltadas especiales para pintar los muebles de la cocina y conseguir un acabado perfecto. Puedes consultar, por ejemplo, el extenso catálogo de grandes almacenes como Leroy Merlín que pueden ofrecerte todo el material necesario para que te pongas manos a la obra.

Antes de dedicarte en cuerpo y alma al proyecto, es importante que definas la paleta de colores que vas a utilizar. Ten en cuenta que esta afectará a los elementos decorativos que vamos a añadir y al color que utilizarás como base para los muebles de la cocina.

Si eres una persona atrevida, puedes hacer combinaciones muy potentes utilizando colores diferentes para los muebles colgantes y los de debajo de la encimera. Recuerda que sólo es necesario pintar las puertas por fuera, no hace falta tocar los muebles por dentro.

¡Comienza a reformar tu cocina sin obras! Paso a paso para pintar los muebles de la cocina

  • En primer lugar descuelga las puertas de todos los muebles y límpialas con cualquier desengrasante. Es importante que queden limpias para poder aplicar los posteriores tratamientos.
  • Después, quita los tiradores y guárdalos en un bote de cristal. En este caso no lo los vamos a volver a utilizar pues para cambiar más el aspecto de nuestra cocina utilizaremos unos con un diseño diferente. No obstante, pueden sernos muy útiles de cara a otros trabajos de restauración. Lo mejor es que antes de proceder a imprimar los muebles, rellenes con masilla los agujeros de los tiradores si no coinciden con los agujeros que necesitas para poner los nuevos.
  • Si las puertas de tus muebles tienen un acabado lacado, es conveniente que lijes un poco antes de aplicar la imprimación y la pintura para que esta se adhiera mejor a la superficie.
  • A continuación utiliza una imprimación selladora sobre las puertas de los muebles. De esta forma evitarás que con el paso del tiempo la capa de pintura comience a levantarse.
  • Ya sólo nos falta pintar la superficie con una pintura esmaltada sintética. Tendrás que aplicar dos capas de pintura para conseguir un acabado perfecto. Además te aconsejamos que uses pinturas al disolvente, más duraderas y adecuadas para las cocinas y la limpieza que en ella realizados de forma habitual.
  • Según el acabado que quieras para tus muebles puedes pintar con brocha, rodillo o con pistola. Independientemente del producto que elijas, es importante que uses una lija fina después de la imprimación y entre las capas de pintura. Así el acabado será mucho más suave y luminoso.
  • Protege tu mueble con un acabado mate, brillo o satinado.
  • Por último, coloca los tiradores que hayas elegido. Leroy Merlín, Bricodepot e incluso Zara Home pueden sorprenderte con tiradores espectaculares y raros. Siempre puedes visitar a una empresa que se dedique a reformar cocinas para que te vendan otros modelos. Te recomendamos que esperes 48 horas antes de volver a utilizar la cocina.