Es posible que estés cansado del aspecto de tu vivienda y que haya dejado de transmitirte esa sensación de hogar cuando llegas a casa. Quizá hay alguna habitación que no te resulta acogedora y no sabes muy bien cuál es el motivo por lo que esto sucede. Puede que desees convertir tu dormitorio en un oasis de paz y relax donde descansar después de una dura jornada de trabajo pero no sepas muy bien cómo hacerlo.

Si careces de presupuesto para llevar a cabo una buena reforma en tu casa, una manera sencilla de lograr un cambio espectacular en cualquiera de sus habitaciones, es la pintura de las paredes. Creando combinaciones de colores puedes obtener resultados espectaculares y generar ambientes y sensaciones distintas con muy poco dinero. Sólo necesitas comprar una cubeta, papel y plásticos especiales para para proteger los suelos y muebles, pintura, rodillos y palos extensibles.

Aquí podrás consultar algunas ideas para que sepas cómo combinar los colores y lograr transmitir sensaciones. Es importante que antes de ponerte manos a la obra, estudies bien el cuarto que quieres modificar y pienses en las emociones que deseas que comunique. Haz un croquis en tu mente y después apunta todo lo que se te ocurra en una libreta. Fíjate en los tejidos del cuarto y en la paleta de colores que ya tienen los muebles para que todo case a la perfección una vez apliques la pintura.

  • Si prefieres obtener un ambiente cálido y relajante, has de decantarte por los tonos pastel. Son perfectos para lograr armonía en general y fáciles de combinar con los diferentes tejidos y colores que puedan tener muebles. Son muy útiles para decorar las habitaciones de los niños o aquellas que deseamos que trasmitan calma.
  • Si buscas mezclas vibrantes que despierten tu imaginación y te mantengan activo, decántate por los colores vivos. Fíjate en la rueda cromática para hacer tus combinaciones. Si buscas combinaciones atrevidas, prueba con los contrastes, como por ejemplo el turquesa y el rosa. Este tipo de mezclas requieren de mucho coraje y visualización. Los muebles de estilo contemporáneo encajan a la perfección con esta tendencia. Te aconsejo que no los utilices para los dormitorios. Aunque en un primer momento puede resultarte una idea simpática, a la larga terminarás cansándote. Piensa que el lugar donde duermes debe de respirar calma.
  • Si buscas una sensación austera y contemporánea, has de elegir los tonos oscuros. Darán un aspecto de viejo mundo a tu habitación y trasmitirán paz y sosiego. Si no quieres que visualmente tu habitación resulte más pequeña, no los uses en su forma más oscura en todas las paredes. Baja poco a poco los tonos mezclándolos con una base de pintura blanca y deja solamente con un tono más oscuro aquellas zonas a las que quieras que se dirija la vista. Son perfectos para combinar con el estilo de mobiliario industrial, con robustos sofás de piel o acabados de acero.
  • Si quieres un cuarto sofisticado, usa una paleta de tonos neutros. Lograrás combinaciones relajantes y muy chic. Por ejemplo, puedes mezclar un bonito color vainillado en las paredes si tu suelo es de tonos madera. O a la inversa, si tienes cerámica clara en los suelos de tu habitación, pinta las paredes con tonos tostados.

Como última recomendación, no olvides distinguir entre los tonos cálidos y fríos cuando pintes. Las sensaciones que trasmiten, al igual que sucede cuando los combinamos en nuestra ropa de diario, son muy diferentes. Si usas combinaciones frías obtendrás ambientes frescos. Por el contrario, los tonos cálidos son acogedores y, tal y como su nombre indica, desprenden «calor».